Un Papa jesuita y argentino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un Papa jesuita y argentino

Mensaje  Damablanca el Miér Mar 13, 2013 11:33 pm

Publicado hoy en el diario "El País"

El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, jesuita de 76 años, ocupará la silla de Pedro con el nombre de Francisco I. Es arzobispo de Buenos Aires. Es el primer latinoamericano y el primer miembro de la compañía de Jesús que dirige la Iglesia católica. Tras al menos cuatro votaciones, los 115 cardenales electores inclinaron la votación a favor de Bergoglio

Jorge Bergoglio, el nuevo papa Francisco I, es el arzobispo de Buenos Aires, pero se lo podía ver andando en metro para llegar a la capital argentina. En ese cargo ha protagonizado un largo enfrentamiento con los Kirchner, que llegó a su punto de máxima tensión cuando la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, impulsó la ley del matrimonio gay. Conservador moderado, los sectores más ortodoxos de la Iglesia católica lo criticaron por su supuesta tibieza en el rechazo a aquel proyecto.

Bergoglio, hijo de italianos nacido en Buenos Aires hace 76 años, se ha convertido en el primer jesuita que se convierte en sumo pontífice. Fue jefe provincial de los jesuitas argentinos entre 1973 y 1979, tiempo durante el cual fue acusado de haber entregado al régimen militar (1976-1983) a dos sacerdotes de su orden. En 1998 llegó a arzobispo de Buenos Aires y como tal protagonizó en la crisis argentina de 2001/2002 un papel importante como impulsor del diálogo político y social. En 2003 llegó a la presidencia del país sudamericano Néstor Kirchner, que desde un principio mantuvo una mala relación con Bergoglio. En 2004, el arzobispo criticó "el exhibicionismo y los anuncios estridentes", en un mensaje implícito contra Kirchner, que entre otras medidas había reabierto los juicios contra los criminales de la dictadura.

Bergoglio se ha distinguido por sus discursos denunciando la pobreza, la corrupción y lo que él llamaba “crispación” política. Siempre se ha mostrado austero y reservado. Ha hablado pocas veces con la prensa, como cuando en 2010 negó en una entrevista con el periódico Perfil cualquier colaboración con la dictadura y contó que había ayudado a los jesuitas perseguidos. Bergoglio llegó a ser citado para declarar como testigo en los juicios por los crímenes del régimen. En cambio, los discursos que irritaban a Kichner y Fernández eran pronunciados en homilías.

Bergoglio, lejos está de representar el ala más conservadora de la Iglesia católica. Él siempre representó la alternativa frente a los más ortodoxos del catolicismo argentino. También se ha distinguido por permitir que los curas más progresistas de su diócesis se desempeñaran con bastante libertad. En 2005, cuando fue elegido papa Benedicto XVI, Bergoglio fue el candidato opositor, el que representaba a la moderación frente al más extremo conservadurismo. El papa argentino además no tiene nada que ver con la burocracia vaticana. Es más, poco le gustaba tener que viajar a Roma.

Bergoglio nació el 17 de diciembre de 1936. Hijo de inmigrantes italianos: él era empleado ferroviario y ella, ama de casa. Estudió para ser técnico químico y como tal trabajo en laboratorios hasta que a los 21 años, en 1957, decidió entrar al seminario jesuita. Estudió teología en Argentina y Chile. Solo en 1969 se ordenó sacerdote, a los 33 años. Pero después comenzó una rápida carrera en la Compañía de Jesús. Con solo 37 años llegó a ser el jefe de los jesuitas de su país. En 1992 fue nombrado obispo auxiliar de Buenos Aires y se convirtió en el jefe de la Iglesia de su ciudad en 1998. En 2001 Juan Pablo II lo nombró cardenal. Después llegó a presidente de la Confederación Episcopal Argentina, y como tal atravesó una de las crisis políticas, sociales y económicas más graves de su país y el periodo de enfrentamiento con los Kirchner. Bergoglio, sin nombrarlos, decía que el “peor riesgo es homogeneizar el pensamiento” y también criticaba los “delirios de grandeza”. En el conflicto entre los Kirchner y los agricultores, el cardenal también dio algunas señales críticas hacia el Gobierno. Los Kirchner lo veían como un opositor político, pero Fernández calmó el enfrentamiento cuando congeló los últimos proyectos de ley para la despenalización del aborto.

El nuevo papa, al que se lo podía ver celebrando misas con cartoneros (personas que buscan metales, botellas y cartones en la basura para revenderlos), dejó la presidencia de la Confederación Episcopal Argentina en 2011. En el kirchnerismo respiraron tranquilos. No se imaginaban que acabaría como sucesor de San Pedro.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.