Los Demócratas pierden la Cámara de Representantes. Obama obligado a replantear políticas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Demócratas pierden la Cámara de Representantes. Obama obligado a replantear políticas

Mensaje  Ana Yajaira Salazar el Sáb Nov 06, 2010 6:00 am

Jaque a Obama
El voto ha sido la reacción a una crisis económica y de empleo que no acaba y como rechazo a quienes están en el poder

MANUEL CASTELLS | 06/11/2010 | Internacional
Pero no mate. Le quedan dos años para recuperar la confianza de un electorado que había depositado en él la esperanza de superar la crisis y la guerra. Mucho depende de la lectura que Obama y los demócratas hagan de la grave derrota sufrida en las elecciones legislativas del martes. Para los contrarreformistas, muchos de ellos demócratas, sería necesario moderar la acción de gobierno, acercarse a los republicanos, reducir gasto y no subir impuestos. Pero un primer análisis de los datos de opinión de los votantes lleva a conclusiones diferentes. La reforma de la salud, que los republicanos quieren anular, divide a los ciudadanos por igual: un 39% están en contra y un 37% a favor, y sólo un 18% le ha dado importancia para determinar su voto.


Una mayoría ha votado contra el gasto público pero igualmente una mayoría quiere mantener o ampliar el Estado de bienestar, lo cual sólo es compatible aumentando impuestos, algo a lo cual también se oponen. Es decir, el voto no se ha producido a favor o en contra de un programa, sino como reacción a una crisis económica y de empleo que no acaba y como rechazo a quienes están en el poder.Ysobre la crisis económica, la gente considera que el mayor culpable es Wall Street, luego Bush y sólo en tercer lugar Obama. En medio de esta confusión política, lo que parece determinante han sido los procesos de movilización y desmovilización política que se han producido en la sociedad. Desmovilización de la base militante que llevó a Obama a la Casa Blanca, a saber, los jóvenes y las minorías étnicas. Aunque la gran mayoría de los menores de 30 años, los negros y los hispanos han seguido votando demócrata, ha bajado notablemente su participación electoral, salvo en algunos estados como California, lo que explica precisamente que en California hayan arrasado los demócratas en todas las elecciones merced al voto hispano. La desmovilización de la izquierda que apoyó a Obama procede de una cierta decepción con las tácticas conciliatorias de Obama en reformas clave. Actitud beatífica que fue inútil porque los republicanos decidieron una estrategia de oposición sistemática que les ha dado resultados. La presidencia de Obama consiguió salvar al país y al mundo de una catástrofe económica, logró aprobar la primera reforma de salud importante desde hace décadas, estableció una nueva regulación del sector financiero para prevenir la especulación destructiva que lo caracterizaba y extendió la protección del medio ambiente. Pero no consiguió iniciar suficientes programas públicos para crear empleo y se empantanó en varios temas clave, en particular en la guerra de Afganistán. Si bien se ha producido una retirada de las tropas de combate en Iraq, en Afganistán Obama ha tenido y tiene en contra a sus generales, que quieren ganar una guerra que es imposible ganar. Aunque en esta elección las guerras no han sido un tema de campaña, sí que han producido una decepción en la amplia corriente pacifista generada en torno a la candidatura de Obama. Y está por venir una crisis con el popular general Petraeus cuando a mediados del 2011 el presidente inicie la retirada de Afganistán. Y como Al Qaeda sigue en Pakistán, probablemente protegido por los sectores islámicos más radicales del ejército, la amenaza de un ataque terrorista se cierne sobre el futuro inmediato de Obama.

Paralelamente a la decepción de la izquierda, se ha producido una extraordinaria activación de la derecha populista, en torno al llamado movimiento Tea Party, muchos de cuyos candidatos han sido elegidos merced a una participación electoral muy alta y a una cuidadosa estrategia dirigida por el resucitado Karl Rove, el maquiavélico estratega de Bush y la extrema derecha. Un elemento decisivo en esa movilización ha sido el apoyo financiero masivo que el Tea Party ha recibido de magnates empresariales, tales como las Koch Industries, un conglomerado multisectorial con intereses enormes en el petróleo y la química, que ha redoblado sus esfuerzos para derrotar la legislación medioambiental de Obama. Considerada una de las empresas más contaminantes, la familia Koch lleva tiempo intentando convencer a la opinión pública, en contra de toda evidencia, de que el calentamiento global no está científicamente aceptado. Los republicanos han podido gastar siete veces más que los demócratas en las elecciones porque la reciente anulación de cualquier límite a la financiación política por parte del Tribunal Supremo (en nombre de la libertad de opinión) ha dejado la puerta abierta a que, ahora sí, el imperio del dinero desvirtúe la democracia estadounidense.

Pero hay algo más: un rechazo profundo a la clase política tradicional, que jugó a favor de Obama y ahora se ha vuelto en su contra una vez asimilado al establishment. Y también se Jaque a Obama
El voto ha sido la reacción a una crisis económica y de empleo que no acaba y como rechazo a quienes están en el poder

MANUEL CASTELLS | 06/11/2010 |
Pero no mate. Le quedan dos años para recuperar la confianza de un electorado que había depositado en él la esperanza de superar la crisis y la guerra. Mucho depende de la lectura que Obama y los demócratas hagan de la grave derrota sufrida en las elecciones legislativas del martes. Para los contrarreformistas, muchos de ellos demócratas, sería necesario moderar la acción de gobierno, acercarse a los republicanos, reducir gasto y no subir impuestos. Pero un primer análisis de los datos de opinión de los votantes lleva a conclusiones diferentes. La reforma de la salud, que los republicanos quieren anular, divide a los ciudadanos por igual: un 39% están en contra y un 37% a favor, y sólo un 18% le ha dado importancia para determinar su voto.
MÁS INFORMACIÓN
¿Quién teme a Wikileaks?
Una mayoría ha votado contra el gasto público pero igualmente una mayoría quiere mantener o ampliar el Estado de bienestar, lo cual sólo es compatible aumentando impuestos, algo a lo cual también se oponen. Es decir, el voto no se ha producido a favor o en contra de un programa, sino como reacción a una crisis económica y de empleo que no acaba y como rechazo a quienes están en el poder.Ysobre la crisis económica, la gente considera que el mayor culpable es Wall Street, luego Bush y sólo en tercer lugar Obama. En medio de esta confusión política, lo que parece determinante han sido los procesos de movilización y desmovilización política que se han producido en la sociedad. Desmovilización de la base militante que llevó a Obama a la Casa Blanca, a saber, los jóvenes y las minorías étnicas. Aunque la gran mayoría de los menores de 30 años, los negros y los hispanos han seguido votando demócrata, ha bajado notablemente su participación electoral, salvo en algunos estados como California, lo que explica precisamente que en California hayan arrasado los demócratas en todas las elecciones merced al voto hispano. La desmovilización de la izquierda que apoyó a Obama procede de una cierta decepción con las tácticas conciliatorias de Obama en reformas clave. Actitud beatífica que fue inútil porque los republicanos decidieron una estrategia de oposición sistemática que les ha dado resultados. La presidencia de Obama consiguió salvar al país y al mundo de una catástrofe económica, logró aprobar la primera reforma de salud importante desde hace décadas, estableció una nueva regulación del sector financiero para prevenir la especulación destructiva que lo caracterizaba y extendió la protección del medio ambiente. Pero no consiguió iniciar suficientes programas públicos para crear empleo y se empantanó en varios temas clave, en particular en la guerra de Afganistán. Si bien se ha producido una retirada de las tropas de combate en Iraq, en Afganistán Obama ha tenido y tiene en contra a sus generales, que quieren ganar una guerra que es imposible ganar. Aunque en esta elección las guerras no han sido un tema de campaña, sí que han producido una decepción en la amplia corriente pacifista generada en torno a la candidatura de Obama. Y está por venir una crisis con el popular general Petraeus cuando a mediados del 2011 el presidente inicie la retirada de Afganistán. Y como Al Qaeda sigue en Pakistán, probablemente protegido por los sectores islámicos más radicales del ejército, la amenaza de un ataque terrorista se cierne sobre el futuro inmediato de Obama.

Paralelamente a la decepción de la izquierda, se ha producido una extraordinaria activación de la derecha populista, en torno al llamado movimiento Tea Party, muchos de cuyos candidatos han sido elegidos merced a una participación electoral muy alta y a una cuidadosa estrategia dirigida por el resucitado Karl Rove, el maquiavélico estratega de Bush y la extrema derecha. Un elemento decisivo en esa movilización ha sido el apoyo financiero masivo que el Tea Party ha recibido de magnates empresariales, tales como las Koch Industries, un conglomerado multisectorial con intereses enormes en el petróleo y la química, que ha redoblado sus esfuerzos para derrotar la legislación medioambiental de Obama. Considerada una de las empresas más contaminantes, la familia Koch lleva tiempo intentando convencer a la opinión pública, en contra de toda evidencia, de que el calentamiento global no está científicamente aceptado. Los republicanos han podido gastar siete veces más que los demócratas en las elecciones porque la reciente anulación de cualquier límite a la financiación política por parte del Tribunal Supremo (en nombre de la libertad de opinión) ha dejado la puerta abierta a que, ahora sí, el imperio del dinero desvirtúe la democracia estadounidense.

Pero hay algo más: un rechazo profundo a la clase política tradicional, que jugó a favor de Obama y ahora se ha
vuelto en su contra una vez asimilado al establishment. Y también se organiza en internet. La diferencia es que el rechazo que se expresó en el apoyo a Obama provenía sobre todo de jóvenes, mientras que las tropas de choque de la extrema derecha están formadas por obreros blancos del Sur y el Medio Oeste, zonas rurales o de vieja industrialización en crisis y sin perspectivas.

Ahí es donde pesca Sarah Palin, líder e icono del movimiento. Lo cual provoca el temor de los republicanos a que el movimiento se les lleve por delante (como el movimiento obamista desbordó a los Clinton) y sitúe a Palin como candidata presidencial difícilmente elegible. Aunque según como evolucione la crisis, la dinámica del enfrentamiento podría llevar a lo impensable: la elección de Sarah Palin o uno de sus congéneres con una plataformanacionalista radical, con consecuencias dramáticas para el mundo.

Aún no estamos ahí, aún puede Obama (cuyo apoyo del 46% está al nivel de Clinton en 1994, cuando también perdió las legislativas para luego ganar fácilmente la presidencia) retomar la iniciativa, sobre todo si sus políticasempiezan a surtir efecto. De lo que ocurra estos dos años dependerá que continúe una reforma en profundidad de un gran país enfermo o que se amplíe una reacción extremista de consecuencias dramáticas para el mundo.



Última edición por Ana Yajaira Salazar el Dom Nov 07, 2010 10:04 pm, editado 1 vez
avatar
Ana Yajaira Salazar

Cantidad de envíos : 1098
Edad : 62
Localización : Isla Margarita, Estado Nueva Esparta. Venezuela
Fecha de inscripción : 01/09/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Demócratas pierden la Cámara de Representantes. Obama obligado a replantear políticas

Mensaje  Damablanca el Dom Nov 07, 2010 4:50 pm

Le han tocado tiempos difíciles a Obama.

Seguimos a la expectativa, a ver qué sucede.

Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Demócratas pierden la Cámara de Representantes. Obama obligado a replantear políticas

Mensaje  Joan el Mar Nov 09, 2010 8:08 pm

En tiempos de crisis global todos los gobiernos, sean e color que sean, se erosionan.

El cass que propone Ana, el de los EEUU, nos afecta a todos, el proyecto Obama proyectaba esperanzas para gran parte del planeta y ahora todo pende de un hilo.

Joan
avatar
Joan

Cantidad de envíos : 1007
Edad : 59
Localización : Catalunya - España
Fecha de inscripción : 22/07/2008

Ver perfil de usuario http://www.serrat.tk

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Demócratas pierden la Cámara de Representantes. Obama obligado a replantear políticas

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.