Acoso escolar como tema literario

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Acoso escolar como tema literario

Mensaje  Ety el Mar Abr 14, 2009 5:27 am

Me llamó mucho la atención la crónica de este libro, "La Jauría y la Niebla", del español Martín Casariego, ya que señala de manera muy clara y precisa, no sólo la dinámica del acoso escolar del que hoy se habla tanto (afortunadamente) sino también de las razones por las que el ser humano puede llegar a ser tan intolerante y cruel frente a las diferencias del "otro", precisamente ante aquél cuyas carcaterísticas de personalidad son distintas a lo común del grupo.

Más allá de la novela, tengo la impresión que es una buena explicación psicológica al tema, basada, como en muchos casos en conductas muy primarias que nos refieren a la etología y a los instintos primarios.

Seguramente no será fácil hallar este libro en México, pero si alguien lo encuentra en España, me gustaría que nos hable un poco más de él.

POR M. MOREIRA

VALENCIA. En «La jauría y la niebla» (Algaida), Martín Casariego se introduce como novelista en la mente torturada de un niño al que sus compañeros de clase humillan diariamente. El libro, ganador del II Premio Ciudad de Logroño, dibuja una metáfora sobre la inherente tendencia de la sociedad, de la manada, a no perdonar a aquellos que no encajan en un perfil preestablecido.
-El acoso escolar está más presente que nunca en los medios de comunicación, pero ¿se produce ahora con más frecuencia que en el pasado?
-El acoso escolar ha existido siempre, desde que ha habido escuelas. Y cuando no las había también, porque responde a un instinto animal y gregario que lleva a señalar a alguien que se sale del grupo. Veo con optimismo que desde hace unos años el tema esté más presente en los medios, porque eso significa que le estamos prestando más atención. Es un problema que puede ser muy grave y no sólo afecta al niño sino a su entorno. En mi libro, el acoso escolar afecta a un niño, pero por extensión también a su hermano pequeño. Otro de los protagonistas es un escritor que también sufre las consecuencias del acoso del que fue víctima su propio hijo.
-¿Por qué le atrajo la violencia de grupo sobre el individuo como materia literaria?
-Porque todos lo hemos podido sufrir, o al menos sí entrever, y por el valor simbólico que entraña el hecho de que el acoso se produce precisamente en el lugar donde los padres envían a los hijos a aprender y a respetar a los demás. Es una derrota de la educación frente a los peores instintos humanos.
-¿Quién es el principal responsable de esta situación?
-La responsabilidad mayor es de los padres y profesores. Ha habido una época en que éstos han abusado de su autoridad, pero ahora el péndulo ha ido demasiado hacia el otro lado. Hacia una permisividad de la que somos culpables todos. Padres que no riñen ni castigan y profesores que no pueden hacerlo, porque les hemos quitado una herramienta fundamental para la educación, que es la autoridad.
-¿Qué perfil es más proclive a ser objeto de estos abusos?
-Le puede tocar a cualquiera. Los que tienen más posibilidades de ser objetivo de la jauría son los que destacan en algo: el gordito, el más guapo, el más listo, el más tímido o el más pacífico. Pero muchas veces la víctima no encuentra la causa que lo explique, y esa es una de las cosas que más le desasosiega. Por añadidura, el acosado suele ser el que tiene sentimiento de culpa, mientras que muchas veces el acosador distorsiona la realidad y piensa que el agredido es él.
-¿Por qué ha decidido situar la novela en el País vasco?
-Para mí hubiera sido más fácil ubicarla en cualquier otro lugar, pero al hacerlo en un pueblo guipuzcoano la novela adquiere otra dimensión. El lector cuando cierra el libro es consciente de que hay más variantes de violencia del grupo sobre el individuo.
-A lo largo de su carrera, ha firmado los guiones de películas como «Amo tu cama rica» y «Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero» (adaptación de una novela suya) ¿Suele trasladar de algún modo su faceta cinematográfica a la literatura?
-Un guión es una escritura mucho más desnuda, que obliga a encontrar imágenes, pero la literatura también se escribe a través de ellas. Mi novela arranca con un niño que tiene que hacer un esfuerzo enorme para subir unas escaleras porque le conducen a un infierno horrible, que es su clase. Es una escena que considero muy cinematográfica. La literatura siempre ha buscado las imágenes; «Tristán e Isolda» y «La Ilíada» son perfectos ejemplos de ello.

Ety

Cantidad de envíos : 5482
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.