Crisis y Literatura

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crisis y Literatura

Mensaje  Ety el Dom Abr 12, 2009 9:43 pm

La crisis como inspiración

Tres editores analizan la situación de su sector en el actual contexto económico y auguran que marcará a una generación literaria



Si esa ciencia tan ambigua llamada estadística acierta alguno de sus pronósticos, hay muchas posibilidades de que usted esté leyendo este periódico en su casa y no en una cabaña de Bali -puesto que la crisis habrá frenado sus ansias viajeras-, que haya pospuesto divorciarse -no porque haya sufrido un súbito ataque sentimental, sino porque no le salen las cuentas- y hasta puede que, en los últimos tiempos, se haya refugiado en la literatura más de lo que lo ha hecho en años anteriores.

Uno de esos omnipresentes aforismos afirma que en tiempos de crisis aumenta el consumo de vino y literatura. La parte enológica de la teoría no parece descabellada pero... ¿de verdad la literatura es un antídoto o un amnésico contra los números rojos?

Para Iñaki Aldekoa, director literario de Erein, "el mercado del libro, seguramente, se mueve aún dentro de unas coordenadas sociológicas que no han cambiado excesivamente". "A mí también me gusta lo del libro y el vino, pero no puedo dejar de ser un poquitín más pesimista al respecto: no creo que si las cosas fueran de mal en peor la gente encontrara cobijo en la lectura, porque antes están los productos de primera necesidad que el ocio, porque ése es y no otro el lugar que ocupa a día de hoy la lectura en nuestras sociedades posmodernas", analiza.

Desde Alberdania, Jorge Giménez Bech asegura que "estamos a verlas venir, como todos". "Se nota un retraimiento del mercado, un aumento considerable de devoluciones, dificultades de comercialización... pero no tengo claro que se deba a la crisis", detecta. "Nuestro sector padece una crisis propia, existe un estado convulso en el sector del libro desde hace mucho tiempo, debido a los cambios en los sistemas de producción, comercialización, nuevos hábitos de consumo cultural...". Giménez Bech aporta una teoría sobre la teoría : "La del juguete pequeño". "Cuando las cosas van bien, todos tendemos a comprar juguetes grandes; cuando no va tan bien, el vino y la literatura pueden ser esos juguetes pequeños", aventura, porque, si algo tiene claro el editor de Alberdania es que "tenemos que estar muy mal para renunciar a todos los juguetes". En ese sentido, "el ocio de bajo precio, de bajo coste, no parece que esté cayendo excesivamente".

Kepa Murua, director de la editorial Bassarai, cree que no sólo la crisis ha afectado a la literatura, sino que su sector fue uno de los primeros que intuyó la crisis". Murua considera que hay quien "está vendiendo que al mundo del libro no le afecta la crisis" pero lo cierto es que "la notamos desde hace años". Lo que sí respalda es que "se lea más" pero, también, porque "las bibliotecas han aumentado la presencia de lectores".

Prestados o comprados, se habla mucho de los libros que emergerán en la crisis, desde la perspectiva del lector: Murua y Aldekoa apuntan a los libros de autoayuda o los bestseller relacionados con la economía, "novelas caóticas que describan ese mercado confuso y capitalista" aunque el director de Bassarai preferiría que se decantaran por "la imaginación y la serenidad" encerradas en un poemario, un ensayo breve o una novela que viaje "más allá del entretenimiento". Giménez Bech considera que triunfarán las tendencias de los últimos años: la literatura fantástica capitaneada por la varita de Harry Potter para los niños, el género negro y especialmente de la literatura nórdica, comandada por Stieg Larsson y Henning Mankell.

Pero, quizá más interesante, sería saber qué ficciones idearán en un futuro próximo los escritores, tan permeables a la crisis como los demás.

"Todas las generaciones incluyen su propia realidad", concede el editor de Bassarai. "En la década del 2000 -ejemplifica- el dinero se ha elevado a argumento, no como literatura de denuncia sino como referencia que sirve para la trama literaria". "Quizá la gente reflexione sobre las causas de esta crisis, sobre la avaricia capitalista llevada hasta el paroxismo", apoya el director literario de Erein. "Para ello el ensayo sigue siendo un buen género, un género que en principio adquiere protagonismo en tiempos de crisis. Pero no olvidemos que soportes de Internet como los blog han proliferado de manera arrolladora, y es ahí donde seguramente se está produciendo este tipo de debate. Creo que ambos soportes siguen siendo muy válidos", concluye.

El editor de Alberdania, por su parte, recuerda que el crack del 29 dio lugar a una de las épocas más florecientes de la novela negra. Y ahora, augura, "sin duda vamos a asistir a una narrativa más descarnada, con tintes más dramáticos, en los que la realidad social será más determinante y habrá menos preponderancia del romance entendida como voluntad personal". "Mandará el contexto", vaticina.

Ety

Cantidad de envíos : 5482
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.