El Quijote de la Mancha

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Quijote de la Mancha

Mensaje  Ety el Lun Feb 02, 2009 9:39 pm

"El Quijote" fue elegida la obra cumbre de la literatura universal
LADRAN, SANCHO

El Instituto Nobel de Oslo y el Club del Libro Noruego eligieron a "El Quijote" como el mejor libro de todos los tiempos. La votación fue realizada por 100 escritores de 54 países, y entre las obras más votadas estuvieron "Madame Bovary", de Gustav Flaubert (detrás de la obra de Cervantes, con casi 50% menos de votos) y, en un orden decreciente, "Medea" (Eurípides), "Los hermanos Karamazov" (Fedor Dostoievski), "Orgullo y prejuicio" (Jane Austen), "El Decamerón" (Giovanni Bocaccio), "Cumbres Borrascosas" (Emily Bronte), "Ficciones" (Jorge Luis Borges), "El Extranjero" (Albert Camus) y "Moby Dick" (Herman Melville). La lista incluye a una autora nigeriana, Chinua Achebe, con una novela que ocupa el tercer puesto, "Things fall apart", editada en 1958.

Es de destacar que la iniciativa de estas dos instituciones por crear una Biblioteca de la Literatura Mundial no es nueva: surgió hace más de una década cuando 100 escritores de ese país eligieron a los que consideraban los 100 mejores libros del siglo XX. Ahora, para evitar que la elección se volcara a favor de los autores occidentales, ambas instituciones invitaron a escritores de los cinco continentes. En la selección cada autor debía hacer una lista de 10 obras consideradas cumbres.

La elección de títulos no debía contener apreciaciones estéticas o formales con respecto a las obras o sus autores. Sin embargo, entre muchos de los autores consultados, prevaleció la idea de que "El Quijote" es la obra más importante de la literatura mundial por sus valores universales, su extrema simpleza que la hace sencillamente genial y por ser fuente de literatura desde la Edad Media hasta nuestros días. El escritor nigeriano Ben Okris, escogido para hablar de esta magistral novela española del siglo XVII, opinó que "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha", de Don Miguel Cervantes Saavedra, "es una historia maravillosa y desgarradora, no es nacionalista, no pertenece a ningún pueblo y es tan genial y creativa que llega a la gente de todas las edades. Con pocos personajes -dijo- puebla a un mundo entero. Si hay un libro que debe leerse antes de morir, ése es Don Quijote de la Mancha
".

---------------------------------------
Creo que no es necesario agregar más, la elección es incuestionable.

Ety

Ety

Cantidad de envíos : 5482
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Quijote de la Mancha

Mensaje  Damablanca el Mar Feb 03, 2009 1:51 am

Para mí, El Quijote es la novela por excelencia.
No me canso de leerla y releerla.

Abrazos,
Damablanca.

Damablanca

Cantidad de envíos : 5160
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Quijote de la Mancha

Mensaje  Ety el Vie Abr 17, 2009 4:51 am

El Quijote y Corín Tellado (Ahora que esta "comparación" se ha puesto "de moda"):

Imma Muñoz
La enseñanza de la literatura

El pasado sábado murió Corín Tellado. No haré un elogio de su obra ni de su extensísima producción, ni tampoco entraré a valorar si eso es o no literatura, porque jamás he leído nada de lo que escribió. Alguna vez me cayó en las manos una de sus novelitas, pero los colores pastel y la foto de la portada siempre me echaron para atrás. No puedo, pues, opinar, y no voy a hacerlo. Simplemente quería llamar la atención sobre un dato que se ha publicado estos días: María del Socorro Tellado López, que así se llamaba en realidad la difunta, escribió 4.000 novelas y millares de relatos, vendió 400 millones de libros y se la considera la segunda autora en lengua española más leída, después de Cervantes. Aquí quería yo llegar. No me lo creo. ¿La segunda? ¡La primera!

Me atrevo a pronosticar que Corín Tellado es la autora más leída en lengua española, por más que Cervantes le lleve 400 años de ventaja. Lo que ocurre aquí es que hay mucho voto oculto. Como en las encuestas electorales, en las que resulta que el PP siempre queda por debajo de los resultados que obtiene finalmente porque a la gente le da apuro decir que lo va a votar. En fin, que si ahora saliéramos a la calle microfóno en mano y preguntáramos “¿Ha leído usted a Corín Tellado?”, la inmensa mayoría nos diría que no, y si después añadiéramos “¿Y el Quijote?”, esa misma inmensa mayoría respondería que sí.

¡Mentira! Leer, leer, leer de cabo a rabo, de principio a fin, página tras página, siguiendo la historia y disfrutando con ella. Confieso que ni yo misma lo he leído así. Yo he leído capítulos, fragmentos, este sí y este no, lápiz en mano para responder comentarios de texto escolares, con la cabeza puesta en unos apuntes que me decían qué tenía que encontrar en esas páginas que estaba resiguiendo. Eso no es leer, y me juego un brazo a que muchos de vosotros habéis tenido la misma aproximación que yo al Quijote: una aproximación escolar, obligatoria, casi forzosa, que ha degenerado en una conciencia de que hay que leerlo pero en una pereza casi invencible a hacerlo… ¿Me equivoco? ¡Confesad!

Y éste es, en realidad, el tema que quería apuntar: cómo se trata la literatura en la enseñanza.

Que me perdonen los pedagogos si me meto en su terreno y digo alguna tontería, pero me gustaría abordar este tema desde mi experiencia como lectora, y mediante una anécdota. Hace unos cuantos años me matriculé a estudiar Literatura Comparada en la Universitat de Barcelona. Es una carrera de segundo ciclo, por lo que la mayoría de estudiantes ya éramos licenciados en alguna otra cosa, y abundaban los profesores, muchos de ellos, de Literatura. Coincidía en clase de Literatura Española de los siglos XVI y XVII con un señor ya instalado en la cincuentena que lo era, y muchas noches nos encontrábamos en el autobús, de vuelta a casa. Me comentaba cómo le iba en el instituto en el que daba clases, lo difícil que era conseguir que sus alumnos se interesaran por la materia, y repetíamos todos los tópicos imaginables sobre los muchachos de hoy día, y la sociedad y su falta de interés por la literatura y blablablá.

Un día me salté los lugares comunes y le dije de verdad lo que pensaba: que era muy difícil conseguir interesar a los chicos por la literatura a través de Garcilaso de la Vega. Que Garcilaso era un lugar de llegada y no de partida. Que yo creía (y creo) que para enganchar a un chaval a la literatura había que empezar por Benedetti, por ejemplo, por alguien capaz de poner en palabras comprensibles para cualquiera el universo inefable que se despliega ante un chico de 15 años. “Cuando ellos vean que la poesía logra decir en unas estrofas lo que bulle en su interior, lo que ellos creen que es imposible expresar con palabras, y hacerlo con la misma intensidad con que ellos lo están sintiendo, se darán cuenta de que no pueden renunciar a ella”, le dije al veterano profesor. Me miró con un escepticismo demoledor. “Pero el programario incluye a Garcilaso, a Quevedo, a Góngora, y no me los puedo saltar”, fue lo único que me dijo.

Días después, lo entendí todo. La profesora Dunia Gras nos explicaba en clase la concepción platónica del amor y quiso ilustrarlo con un poema muy clarificador. “Lo vais a entender perfectamente cuando leáis Pandémica y celeste, de Gil de Biedma”. “Perdone, ¿Gil de qué?”, se oyó desde un rincón de la clase. La cara de la profesora Gras sí que fue un poema. “Gil de Biedma”, repitió, sin haberse recuperado aún del estupor de que un estudiante de Literatura Comparada no conociera ese nombre. “¿Con B o con V?”, insistió el alumno. “Con B”, dijo ella con tanta naturalidad como fue capaz de fingir. Me giré hacia la voz. Quien hacía esas preguntas era mi amigo el profesor. Gil de Biedma no estaba en su temario.

Siempre agradeceré a Maite, mi maestra de Lengua y literatura española de primaria, que nos pusiera como lectura escolar libros como El abrigo verde, de María Gripe, o Cuando Hitler robó el conejo rosa, de Judith Kerr, y a Leonor, mi profesora en el instituto, que con apenas 15 años nos acercara a la Teresa de Juan Marsé, al caso Savolta, al laberinto de las aceitunas. Gracias a ellas di el salto de Los Cinco, Puck y Torres de Mallory a la gran literatura. Gracias a cientos de profesores como ellas, miles de chavales se convierten en lectores. Tal vez por culpa de los que solo piensan en ceñirse al temario, muchos otros se pierdan.


Ety

Cantidad de envíos : 5482
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Quijote de la Mancha

Mensaje  Rosario el Sáb Abr 18, 2009 3:36 am

Qué buen enfoque, Ety el de esta profesora, es un artículo muy compartible. Ese criterio de ir "in crescendo" en las lecturas y no comenzar por lo más difícil para lograr el gusto por la lectura.

En definitiva los clásicos nos escriben sobre la vida y los comprendemos cuando más hemos vivido.

Rosario

Cantidad de envíos : 626
Edad : 65
Localización : Montevideo, Uruguay
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Quijote de la Mancha

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 11:25 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.