La música prisión, la música liberación.

Ir abajo

La música prisión, la música liberación.

Mensaje  Damablanca el Jue Mayo 22, 2014 4:41 pm

Lo he intentado. Palabra. He intentado, en los últimos tiempos, dejar la música. Me he sentido incapaz de seguir volcando ahí mis fuerzas. Es como un sacerdocio y la crisis me ha obligado a empeñarme en otros menesteres, que también son míos: la enseñanza, principalmente. Pero lo reconozco, ha sido en vano. Imposible. ¿Alguien ha sentido alguna vez una fuerza superior a las propias fuerzas, una corriente que te arrastra, una energía que se adueña de tus venas y te hace sentir que no te perteneces? Eso es la música. Da igual que nadie te escuche, que no puedas dar a conocer lo que haces, da igual. Precisamente durante los últimos meses, cuando he tenido que atravesar páramos de niebla densa: duro trabajo, muerte de mi madre, problemas a mi alrededor, justamente en esos momentos y en éstos, la música me sale por los poros. Palabras unidas a notas musicales se atropellan en mis sienes, surgen en mis sueños. No es que no pueda dejar la música, es que la música no parece dispuesta a dejarme a mí, aunque no sea famosa, aunque no sea su instrumento más ideal para llegar al público. En los momentos de debilidad parece zarandearme y devolverme a ¿mi lugar? La música procede de una dimensión desconocida y parece tener poder para empujarte hacia esa extraña dimensión.
 

Recuerdo que siendo una adolescente, cuando empecé a cantar y a componer canciones, a participar en festivales jóvenes de Madrid y también a tener algunas ofertas ya profesionales,  mi madre hizo cuanto estuvo en su mano por apartarme de aquello. Me decía: “tú no estás hecha para ese mundillo, hay pureza en ti, eres una ingenua, en ese mundillo pueden hacerte mucho daño”. Es posible que mi madre tuviera razón, seguro que la tenía y tal vez por eso consiguió su propósito, pero no durante mucho tiempo. Al cabo de unos años volví a cantar, con nuevos bríos y con la carrera de canto en el bolsillo. Más madera, que dirían los hermanos Marx. Como era lógico y previsible, no he llegado al gran público. Para eso hay que ser muy comercial, tener una imagen muy concreta, que alguna multinacional te apoye (para luego dejarte caer, también hay que tenerlo en cuenta), en fin, cosas que no estuvieron a mi alcance. Pero todo eso no tiene nada que ver con el zarandeo a que la música me somete cada vez que pretendo “emanciparme” de ella. Es algo que va dentro. Es como respirar.

Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5190
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.