España ¿al borde de la intervención?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Dom Jun 03, 2012 2:45 am

Interesante programa de la 6. Da miedo.



Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Dom Jun 03, 2012 3:10 am

Publicado hoy en el diario "El País"


Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero son dos políticos muy diferentes, pero ambos comparten un enemigo común: la prima de riesgo. Y desde ayer también una forma de enfrentarse a ella: con un mensaje optimista sobre la fortaleza de España. Desde que llegó a La Moncloa, Rajoy, que quería huir de los errores de Zapatero, ofreció un discurso muy pesimista. Y trató de hablar poco. Cinco meses después, con la prima de riesgo a 540, ha dado un giro. Comparece algo más —el lunes dio su primera rueda de prensa en solitario en España— y ayer además atacó a los “agoreros, que parecen preludiar el final de los tiempos”.

El presidente aprovechó unas jornadas del Círculo de Economía en Sitges (Barcelona), en las que hablaba interpelado por su presidente, el exministro Josep Piqué, para lanzar un discurso de fondo y alejar el miedo a la intervención: “No es razonable alimentar los temores hacia la irracionalidad. No estamos al borde de ningún precipicio. No asistimos a las vísperas del apocalipsis. La borrasca no se ha despejado, pero no vamos a naufragar”, sentenció el presidente.

“Un default [suspensión de pagos] de España es inviable”, insistió después. “La razón para estar seguro es que España es un país muy sólido. España salió reforzada de las crisis de los 70, 80 y 90. Tenemos una economía grande y abierta. El 50% de las infraestructuras mundiales están gestionadas por empresas españolas y dos de los 20 primeros bancos del mundo son españoles. El potencial de crecimiento es claro”, remató.

¿Y cómo se va a salir de esta? El presidente ofreció una hoja de ruta clara, pero en ella su capacidad de maniobra es limitada. Explicó que ya ha hablado con todos los dirigentes europeos importantes y les ha explicado su visión: la única salida es reforzar la unidad europea, con más mecanismos, para aumentar la cohesión, reforzar el euro y salvar a los países con problemas, como España. Incluso puso el ejemplo de EE UU como país federal. De momento, Rajoy sacó ayer una propuesta concreta: “Crear una autoridad fiscal europea que pueda orientar la política fiscal de la zona euro, que armonice las políticas fiscales de los estados miembros y que permita un control centralizado de las finanzas. Además de ser la gestora de la deuda europea, ofrecerá un asidero para la confianza en el euro imprescindible en el momento actual”.

Esto es, como admitió, ceder soberanía, aceptar prácticamente que los Presupuestos sean dirigidos por Bruselas, a cambio de más respaldo y más ayuda. Sobre todo para los bancos: “Es adecuada la propuesta de José Manuel Durão Barroso de profundizar en la unión monetaria, integrar la supervisión bancaria, crear un fondo de garantía de depósitos europeo y establecer instrumentos para la capitalización directa de la banca europea”. Rajoy ya no oculta su apuesta: que Europa salve a los bancos españoles. Pero quiere que sea sin que España tenga que pedirlo, esto es sin asumir condiciones de auténtica intervención. Y ahí está la negociación. Si hubiera condiciones, las pensiones y el seguro de desempleo estaría casi con seguridad entre ellas y Rajoy políticamente quedaría hundido.

Rajoy y su Gobierno trasladan optimismo sobre esas negociaciones. Nada pasará antes de las elecciones griegas del 17, dicen, pero después hay confianza tras las conversaciones del presidente, sobre todo con Angela Merkel. “Hay cosas que dependen de nosotros y otras de nuestra capacidad de persuasión, esas son las más difíciles. Pero los problemas de la Unión monetaria, tengo razones fundadas para afirmarlo, van a comenzar a resolverse en no mucho tiempo”.

Rajoy no dejó claro qué hará con el IVA y las cotizaciones sociales, admitió que va a retrasar la ley de emprendedores, proyecto estrella de su campaña, por el mal momento económico, e insistió en que la mayoría de los bancos españoles son fuertes. Y se negó a contestar las críticas de Rato a la intervención de Bankia, aunque Piqué le preguntó directamente. Sigue siendo tema tabú. Rajoy no ha dicho ni una palabra de Rato, buena o mala, desde que le forzó a dimitir.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Sáb Jun 09, 2012 2:13 pm

Publicado hoy en el diario "El País"

Todo listo para el rescate de la cuarta economía de la eurozona. Después de que esta madrugada el Fondo Monetario Internacional (FMI) adelantara 48 horas la publicación de su informe sobre el sector financiero español, fuentes oficiales del Eurogrupo acaban de confirmar que hoy a las 16.00, hora peninsular española, se reunirán los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro. El Gobierno español ni confirma ni desmiente su postura en la reunión y dice que, en todo caso, informará de lo sucedido tras el encuentro, pero todo apunta a que en esa teleconferencia se abordará el plan de salvamento para España.

Si finalmente el ministro de Economía, Luis de Guindos, se da por vencido y acepta la necesidad de recibir varias decenas de miles de millones de euros para evitar que buena parte de su sector financiero caiga en la insolvencia, las presiones externas habrán acelerado los plazos. Porque el Gobierno prefería esperar a conocer los informes del FMI y de las dos consultoras privadas Roland Berger y Oliver Wyman, cuya publicación está prevista a lo largo de las dos próximas semanas.

Pero los datos del organismo que dirige Christine Lagarde, que estima en 40.000 millones de euros la inyección necesaria para la banca española, han llegado antes de lo previsto y todo el proceso se ha acelerado. También han influido las prisas de los países más ricos de Europa. Pese a que la canciller alemana, Angela Merkel, sostenía ayer mismo que solicitar el rescate era una decisión autónoma de España y que su Gobierno no presionaría, los mensajes que llegaban del Banco Central Europeo (BCE) y de algunos Gobiernos eran cada vez más evidentes.

El presidente del Eurogrupo y primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, ha pedido hoy mismo una solución rápida y urgente para los problemas de España. Ayer fue el gobernador del Banco Nacional de Austria y miembro del BCE, Ewald Nowotny, el que reclamó rapidez. “Cuanto más se aplazan las decisiones, más caras pueden volverse. La experiencia demuestra que es mejor pedir ayuda más pronto que tarde”, dijo ayer.

El vicepresidente del BCE, Vitor Constâncio, que admitió las conversaciones con España, dijo ayer que es posible que el Gobierno pida el rescate hoy sábado. El portugués también reclamó a Madrid “una respuesta urgente para calmar a los mercados”.




avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Sáb Jun 09, 2012 2:15 pm

Publicado hoy en el diario "El País"

Llegó la hora. El Gobierno ha hecho todo lo posible por evitar este momento pero ha llegado, y ahora el Ejecutivo se concentra en dos cosas: minimizar daños y tratar de evitar que se le llame rescate. El Gobierno prepara la reunión del Eurogrupo, que insiste en señalar que no se produce a iniciativa de España –una forma de trasladar que ellos no ven tan urgente la situación- con una idea clara: si finalmente pide 40.000 millones de euros para algunos bancos –la cantidad fijada por el Fondo Monetario Internacional-, y no para todo el sistema, eso no puede ser considerado un rescate. Se trata del 4% del PIB, argumentan en La Moncloa. Nada que ver con los porcentajes que se manejaron en Irlanda, Grecia o Portugal, repiten. “La palabra rescate no es la más apropiada para definir esto, no tiene nada que ver con la dimensión de los tres rescates de verdad que se han hecho hasta ahora”. Aún así, el Ejecutivo no quiere confirmar ni desmentir que vaya a pedir hoy mismo esa ayuda.

El Gobierno tiene un problema mayúsculo para gestionar políticamente esta bomba: hace solo 12 días Rajoy dijo tajante: “No habrá ningún rescate de los bancos españoles”. Y ahora su equipo tiene que trabajar para intentar convencer a los ciudadanos de que esto no es un rescate. Ya lo ha hecho otras veces con medidas duras, es un especialista en eufemismos, pero esta vez la cuestión es más grave y lo cierto es que hasta ahora sus eufemismos no han tenido mucho éxito.

El Ejecutivo ha decidido guardar un silencio absoluto hasta que acabe la reunión. Una vez más, el Gobierno se cierra pero el PP sigue hablando, con informaciones contradictorias. El Gabinete se concentra a estas horas en destacar la parte positiva del informe del FMI. En su opinión, es muy bueno que diga que el 70% del sistema financiero español está en buenas condiciones y el problema se circunscribe al 30%. “Era lo esperado, limita mucho el problema y estamos muy satisfechos”, señalan fuentes gubernamentales.

Rajoy llamó ayer al líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, para informarle de la situación. El PSOE está evitando las críticas en estas horas y mantiene su apoyo al Gobierno para que negocie con los socios europeos.

La explicación oficial llegará pues tras la reunión. ¿Y cómo se informará? A estas horas no parece aún decidido. No está previsto que Mariano Rajoy comparezca. Es Luis de Guindos el encargado de la negociación, y tal vez podría hacerlo él a última hora de la tarde. Sin embargo, todo está en el aire y con Rajoy nunca se sabe hasta el último minuto, porque él no informa ni siquiera a sus colaboradores de la gente con la que habla y de lo que pretende hacer.

Si Rajoy no comparece finalmente hoy, su primera aparición pública sería mañana, en Polonia, ya que acudirá al partido inaugural de la Eurocopa España-Italia. Sería tan extraño que la primera comparecencia tras el rescate se produjera en un partido de fútbol que no hay que descartar que finalmente decida hablar hoy mismo. En cualquier caso, todo depende de cómo concluya la reunión del Eurogrupo, de resultado incierto a estas horas
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Sáb Jun 09, 2012 2:22 pm

Comentario: Cabría un análisis, una vía para averiguar a ciencia cierta cómo, por qué y quiénes son los responsables de que España se vea abocada a esta situación, pero no es momento, creo yo, de buscar culpables, sino más bien de encontrar soluciones. Ante la evidencia de un próximo rescate económico, aunque no se le quiera dar ese nombre, todos los ciudadanos españoles nos vemos implicados y todos sufriremos las consecuencias. Creo que es lo que toca exigir: SOLUCIONES. Mucho me temo que éstas tendrán que pasar, obligatoriamente, por serios sacrificios para todo el conjunto de la población.

Damablanca
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Lun Jun 11, 2012 2:17 am

Publicado hoy en el diario "El País"

Cuando alguien como Mariano Rajoy se labra durante 30 años una larga fama de resistente, es por algo. Pocas cosas pueden alterar su enorme capacidad de seguir adelante como si no pasara nada, de negarse a sí mismo sin inmutarse. Ni siquiera un rescate bancario, el mismo que tantas veces negó y que ha llevado a España a casi todas las portadas del planeta con esa palabra maldita: rescate, bail out, sauvetage, salvataggio, aunque sea suave.

El presidente exhibió ayer esa “piel de rinoceronte” de la que hablan sus colaboradores y se esforzó en transformar el peor momento de su carrera política en un éxito brillante de una negociación en la que él movía los hilos y nadie le presionaba. Y lanzó una idea política con mucha fuerza: que gracias a su política de recortes —él habla de “reformas”— se ha evitado una intervención de la economía española como la griega, la irlandesa o la portuguesa. Esto es, que podría ser mucho peor.

Rajoy ha estudiado mucho los errores de José Luis Rodríguez Zapatero. Y cree que uno de los mayores fue negar la crisis. Sin embargo, el presidente y su Gobierno han puesto en marcha su maquinaria para intentar transformar el agua en vino y convencer a los españoles de que el rescate es “una línea de crédito”.

En una comparecencia improvisada ayer en La Moncloa tras recibir críticas por dejar que fuera su ministro de Economía, Luis de Guindos, quien anunciara la petición de ayuda a Europa, Rajoy trató de convencer a los españoles de que esta era la solución que él buscaba hace meses. Y si es así, ¿por qué no se hizo antes? “Ya me gustaría a mí saberlo, esto se debería haber hecho hace tres años”, contestó. Y si es así, ¿por qué contó exactamente lo contrario? “Hay cosas que se comunican cuando se ha producido el resultado. Las negociaciones no se televisan ni se radian. Hay cosas que no se deben contar porque afectan al resultado”.

Esto es, según esta versión, Rajoy hizo creer a la prensa española y a la de toda Europa que se estaba resistiendo a un rescate bancario —en Alemania llegaron a criticar, tirando de tópicos, el “orgullo español”— pero en realidad trabajaba para lograrlo. El Gobierno difundió después esa idea: el presidente llevaría semanas buscando esta salida, el asunto habría estado encima de la mesa en las citas clave en Chicago con Angela Merkel y en París con François Hollande. Sin embargo, Rajoy llegó a desautorizar al presidente francés cuando este planteó exactamente lo que ha pasado: que el fondo de rescate europeo se use para recapitalizar a los bancos españoles. “No creo yo que el señor Hollande haya dicho eso porque el señor Hollande no saben cómo están los bancos españoles”, dijo Rajoy en Chicago.

En realidad, según fuentes del Ejecutivo, Rajoy ha hecho todo lo posible por evitar una solución como esta, aunque no es ni mucho menos la peor de las posibles. Parte del equipo económico, incluido Guindos, la veía como inevitable y fue poco a poco preparando el terreno por si finalmente llegaba, pero el presidente se resistía por sus consecuencias políticas: el estigma que supone que bajo su presidencia se haya producido un rescate, aunque sea suave y parcial.

Rajoy buscó otras alternativas. Primero, la intervención del BCE. El presidente movió cielo y tierra para convencer a sus socios, sobre todo Angela Merkel, de que la solución pasaba por una nueva inyección de liquidez del BCE a los bancos, como la de febrero, y una nueva política de compra de deuda pública española e italiana. Solo así se podría bajar la prima de riesgo a un nivel razonable para que España pudiera salir al mercado a endeudarse para salvar por sí misma a sus bancos.

La presión fue inédita, tanto que Rajoy, contra su costumbre, llegó a ser muy explícito en sus ruedas de prensa, algo que molestó al BCE. Tenía para ello el apoyo de Hollande. Pero todo fue inútil. Los alemanes del BCE no cedían.

Al final se rindió: el BCE no iba a hacer nada. Al menos no antes de las elecciones griegas. Entonces Rajoy, siempre resistente a la idea de pedir el rescate, buscó una solución alternativa: la inyección directa del fondo de rescate a los bancos. Ni había petición expresa de España, ni el Estado era responsable de la deuda. Pero para eso había que cambiar las normas del fondo de rescate.

Un salvamento negado una y otra vez
“No va a haber ningún rescate de la banca”. Así de tajante fue el presidente del Gobierno el 28 de mayo. Ni siquiera mencionó el “a fecha de hoy” con el que ya descartó una posible intervención una semana antes, tras reunirse el 24 de mayo con el presidente francés, François Hollande, en París. “Desde luego a fecha de hoy, el Gobierno no tiene ni interés ni ninguna intención de acudir a cualquier fondo de la UE o de cualquier otro organismo”, dijo Mariano Rajoy.

Precisamente fue el dirigente francés uno de los primeros líderes europeos que sugirió tal posibilidad. Tras reunirse con Barack Obama en la Casa Blanca el 19 de mayo, Hollande se mostró a favor de recapitalizar los bancos con fondos europeos. Al día siguiente, a su llegada a la cumbre de la OTAN en Chicago Rajoy negó que la banca española necesitara ayuda. “No creo que el señor Hollande haya dicho eso porque, lógicamente, el señor Hollande no sabe cómo están los bancos españoles”, dijo.

Ni siquiera el jueves pasado, dos días antes de que el Gobierno pidiera el rescate, admitió sus planes: “Cuando conozcamos la cifra, tomaremos la decisión que sea mejor”.
El día, hace dos semanas, que Rajoy dijo “no va a haber ningún rescate bancario”, también señaló: “Mucha gente, yo también, apoya que se cambien las normas del fondo de rescate para que pueda inyectar dinero directamente a los bancos”. Ya estaba en eso. Pero necesitaba tiempo. Buscaba una solución que sirviera para otros países, en especial Italia. Así se diluía también el impacto político: no era una ayuda para España, era para todos. Pero de nuevo encontró el muro de los alemanes y otros países del Norte.

Al final, esta misma semana, con todo preparado ya por los alemanes, Rajoy, resistente pero pragmático, empezó a ceder. Y trató de minimizar los daños negociando su obsesión: que no hubiera condiciones de política económica. Y llegó el Eurogrupo que España no había pedido, según se encargó de repetir Moncloa, y de la que fue la única protagonista, lo que menos deseaba Rajoy. Guindos logró buenas condiciones y ayer el presidente, fiel a su estilo, se dedicó a vender el resultado como un gran éxito fruto de una estrategia muy calculada.

Mientras, en España, el Gobierno vivía también su propia tensión interna, en torno a una alternativa rápida para recaudar miles de millones: las privatizaciones. Loterías, Renfe, aeropuertos... El Gobierno no ha renunciado, pero no paran de retrasarse y detrás de ese parón hay mucha discusión interna entre ministerios y dentro del área económica.

Ahora, después del rescate, del que la mayoría de los ministros no sabían casi nada —el secretismo del presidente es norma de la casa— muchos miembros del Ejecutivo se preguntan qué pasará. La mayoría de los consultados cree que Rajoy, una vez más, sobrevivirá aunque se haya dejado en la gatera parte de su capital político, sobre todo con la decisión de ir al partido en Polonia —“me voy porque la selección lo merece y porque el asunto está resuelto”— y de no comparecer el primer día, rectificada ayer.

Pero todos los consultados admiten que, en el fondo, el juez sigue siendo el mismo: si los mercados dan tregua a España, los españoles, que según este análisis político no tienen aún claro qué ha pasado, darán por buena la solución. Si no, Rajoy volverá a sufrir.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Lun Jun 11, 2012 11:46 pm

Publicado hoy en el diario "El País"

La línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros, en palabras del Eurogrupo, que la UE está dispuesta a conceder a España influirá indirecta y decisivamente sobre los reajustes macroestructurales a que debe someterse España, porque su incumplimiento supondría una sequía letal para el sistema financiero español y europeo. "El Eurogrupo decidirá si se cumplen o no las condiciones y en función de ellas decidirá si se sigue prestando el dinero o no", explica una fuente comunitaria en referencia a las condiciones a que ya está sometido el país. España deberá seguir siendo rigurosa y no flaquear en su plan de reajuste si quiere salvar su banca.

Y tendrá que probarlo ante los representantes del BCE, el FMI y Bruselas, la troika. Así lo explicaron este lunes tanto el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaüble, como el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia. Schaüble dejó claro que la troika vigilará "para garantizar que se cumple el programa, pero solo en lo referido a la restructuración bancaria". Almunia, por su parte, fue claro: "Quien da dinero" aseguró en declaraciones a la cadena SER "nunca lo da gratis, quiere saber qué se hace con él. Otra cosa es ver cómo actúan. Yo espero que actúen bien, de forma honesta, que no se crean que vienen a un país bananero".

El rigor, la disciplina y la credibilidad son condiciones previas para acceder a un socorro como el acordado el pasado sábado para el sistema financiero español por el Eurogrupo. Las directrices del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) establecen, entre otras condiciones, que "el país beneficiario tendrá que demostrar que tiene una acreditada política presupuestaria, como el respeto a los compromisos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento". Aunque las macrocifras españolas están ahora muy fuera de los límites de ese pacto, Madrid se ha comprometido ante Bruselas a poner orden en casa de aquí a finales de 2013, un titánico esfuerzo que puede verse recompensado con una prórroga de un año más para alcanzar el canónico umbral del 3% de déficit.

El crédito político ganado por ese impulso reformador del Gobierno ha permitido la entrada en juego del FEEF para "supervisar la totalidad del sector financiero español, no solo los bancos afectados", según fuentes comunitarias que subrayan la aplicación a "todos": "Se trata de inyectar transparencia y efectividad en el sistema bancario español en su conjunto, aunque sabemos que los bancos con dimensión transnacional están capacitados para hacer frente a las condiciones más exigentes". Aunque la línea oficial insiste en que "no hay nuevas condiciones en materia de política estructural ni en reformas", como este lunes declaró en el Parlamento Europeo Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, o dijo en Alemania Schaüble, las fuentes insisten en que "el Eurogrupo tiene la posibilidad de certificar que las condiciones macro se cumplen o no y en función de ellas decidir si se sigue prestando el dinero o no". Las condiciones no son solo las que ya se están aplicando para alcanzar el déficit del 5,3% en este 2012, sino las que serán necesarias para seguir en el camino emprendido, para lo que la Comisión ya ha recomendado elevar el IVA, aumentar la edad de jubilación o acotar más estrictamente a las comunidades autónomas.

Más allá de estas recomendaciones, está por ver hasta dónde llega y dónde se contabiliza el déficit generado por el pago de los intereses del préstamo recibido.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Lun Jun 18, 2012 8:48 pm

Publicado hoy en el diario "La Vanguardia"

Los Cabos (Efecom).- El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, pidió hoy al G20 que apoye las medidas que va a poner la UE sobre la mesa para salir de la crisis, como la unión bancaria, de la que habrá una propuesta formal en otoño.

"Podemos y debemos avanzar hacia la unión bancaria", dijo Barroso en una comparecencia ante la prensa junto al presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, al inicio de la cumbre del G20. Van Rompuy avanzó que este será uno de los temas centrales que se planteará en la cumbre europea de finales de junio.

Los líderes europeos quieren obtener del G20 el apoyo para las medidas que se van a tomar en la UE para profundizar en la unión fiscal y monetaria, lo que pasará por impulsar una unión bancaria europea.

Barroso explicó que esta iniciativa pasará por buscar una supervisión bancaria más eficaz, un sistema común de garantía de depósitos, y el lanzamiento de una banca más integrada al nivel europeo. Además de la pata bancaria, el nuevo proyecto para reconfigurar la "arquitectura" de la unión monetaria pasa por lanzar una supervisión presupuestaria más coordinada y por los Eurobonos, que la CE defiende pese a la negativa de Alemania.

Barroso dejó claro que los eurobonos, una vez en marcha, no darán a los países "licencia para gastar más, al contrario, serán una herramienta poderosa para aumentar la disciplina y la estabilidad". "Espero que el G20 exprese su confianza a las medidas que hemos tomado en la Unión Europea, y en las que vamos a tomar a partir de ahora", dijo.

avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Vie Jun 29, 2012 4:33 pm

Este artículo ha sido escrito por Eduardo Punset y publicado en su blog:

Cambiar de opinión para salir adelante.


Damos por hecho que cerca de un 25% de la población española se siente triste, sola o estresada. Las condiciones políticas representadas por la crisis sobre el euro y el futuro de la Unión Europea abundan en el sentimiento de desencanto y amargura. Las tasas de paro juvenil son las más elevadas de Europa y las de crecimiento, las más bajas.


Se me dirá que algo hemos avanzado, puesto que –como acaba de experimentarse con primates– también somos capaces de cambiar de opinión. «¿Qué es lo que te sabría peor en la vida?», le pregunté en una ocasión al primero de la clase. «Dejar de ser quien soy» fue su respuesta inmediata. Cambiar de opinión era para él una verdadera traición, en lugar de ser un requisito para seguir adelante.

¿Por qué se ha seguido disparando contra el colectivo opuesto, a medida que la única razón visible seguía siendo la sinrazón de los argumentos aportados? Estoy hablando de la solución transitoria esbozada para resolver la crisis financiera en la que ha cristalizado la crisis más generalizada del boom inmobiliario.

El desvarío dialéctico ha alcanzado límites tales que la gente de la calle no está segura de lo que ha ocurrido ni de por qué ha ocurrido. Lo único que importaba no era explicar las verdaderas y escondidas causas de la crisis, sino lo equivocados que estaban los demás. Por fin, ahora se sabe que la inminencia de la crisis griega obligaba a tomar una decisión saludable para España. La amenaza de que se repitiera la inestabilidad y el desconcierto de Grecia era demasiado evidente para ignorarla.

Algo se ha avanzado. Por primera vez se admite públicamente que no se trata de una crisis planetaria, sino de un sobrendeudamiento financiero de unos cuantos países –casi en primer lugar, España– al que difícilmente podríamos hacer frente solos.

En segundo lugar, no los políticos sino el mercado nos ha demostrado que se ha producido un quiebro de la confianza de los que durante tantos años habían prestado dinero a un sistema financiero supuestamente consolidado. No solo se había confiado en un sistema financiero, sino en un país que había conseguido pasar de la dictadura a la democracia y que seguía siendo de los más importantes de Europa.

El partido en el Gobierno se ha esforzado en acercar sus posiciones a los planteamientos de los partidos de la oposición sin llegar a comulgar con sus posturas más extremas. Se ha confiado en un recurso directo a Europa que asume como deuda el Gobierno de España, pero en las mejores condiciones circunscritas al sistema bancario.

¿Cuáles han sido, pues, las constantes del consenso implícito entre unos y otros? La verdad es que le cuesta aceptar al ciudadano medianamente informado la altivez y la desconsideración de los partidos de la oposición ante la caída de la confianza en el prestigio de España. No han querido firmar ningún acuerdo, ni siquiera las propuestas más tímidas. Todo salvo sustituir el griterío por la negociación en aras del interés común y a largo plazo.

Las reformas propuestas por el Ejecutivo frente a la crisis eran frágiles y no afectaban con decisión suficiente a las bases económicas y sociales que habían provocado una situación insostenible. Se seguía sin acometer la reforma inmediata del sistema financiero, a duras penas se abordaba el reordenamiento de la configuración autonómica del Estado ni, por supuesto, el aplazamiento de la edad de jubilación o la reducción de los gastos clientelistas.

El Gobierno, sin embargo, no ha gestionado mal la negociación de última hora con la Unión Europea, pero no puede olvidarse, aunque no se mencione, que la intensidad de la demanda española coincidió –azarosa y afortunadamente– con una intensidad idéntica de los órganos europeos de no seguir parados ni un minuto más si se quería evitar el colapso que se avecinaba.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Vie Jul 13, 2012 8:36 pm

Anduve muy ocupada y no hemos hablado de las nuevas medidas económicas, pero aquí va un "pequeño ejemplo".

Publicado hoy en el diario "La Vanguardia":

Madrid (Europa Press).- La subida del IVA por la que se eleva el tipo general del 18% al 21% y el reducido del 8% al 10% entrará en vigor el próximo 1 de septiembre para no perjudicar a algunas actividades de la economía española, como el turismo.

Así lo ha avanzado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha recordado que agosto es un mes "muy importante" para el turismo y para el comercio. Además, el ministro ha recordado que todas las subidas de este impuesto realizadas a lo largo de la historia se han anunciado con cierto tiempo por las exigencias técnicas que requiere la modificación.

El cambio en el impuesto no implica modificaciones en el tipo superreducido, el que grava los bienes de primera necesidad, que se mantendrá en el 4% actual. Montoro ha adelantado también que se realizará una nueva clasificación de los productos gravados por el IVA, de forma que algunos productos que ahora se gravan al tipo reducido pasarán al tipo general.

Esta nueva clasificación no afecta a los productos gravados por el tipo superreducido, como la leche y el pan y algunos productos culturales como los periódicos y los libros, salvo la compra de vivienda nueva, que dejará de gravarse al 4% a partir de enero. Los mayores cambios se aplicarán en el IVA reducido, que a partir de septiembre solo gravará el transporte, la hostelería y la cesta de la compra, lo que deja fuera numerosos productos, incluidos los servicios funerario y algunos productos sanitarios como el material, los equipos o instrumentos para prevenir diagnosticar y tratar enfermedades o las dolencias o la asistencia sanitaria dental.

La peluquería y el cine, al 21%

También empezarán a gravarse al tipo general del 21% los aparatos para suplir las deficiencias físicas de hombres o animales, los servicios de limpieza de vías públicas, los arrendamientos con opción de compra de viviendas, los servicios de peluquería o los servicios efectuados en favor de titulares de explotaciones agrícolas.

Asimismo, tributarán al 21% las entradas a espectáculos culturales como teatros, cine, parques de atracciones, espectáculos deportivos, conciertos, bibliotecas, museos o zoológicos. Según Montoro, el aumento de IVA está en línea con lo anticipado ya en el Programa de Estabilidad español presentado en el mes de abril, en el que el Ejecutivo programó la política tributaria de cara a los próximos años.

Esta política, según el ministro, se debe basar más en la imposición indirecta para poder reducir los gravámenes sobre el trabajo, de modo que la subida fiscal se compensará con una reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social en un punto este año y en otro punto en 2014.

"Era algo obligado"

Montoro ha explicado que el Gobierno ha decido subir el IVA en este momento porque era algo "obligado" por las circunstancias, las recomendaciones que llegaron de Europa y por la "prioridad absoluta" de reducir el déficit en el actual momento. "No hay más remedio", ha dicho Montoro, tras recordar que el Rajoy admitió en el Congreso que el proyecto del Partido Popular se basaba en bajar impuestos, aunque haya tenido que hacer justo lo contrario por circunstancias y por la excepcionalidad del momento.

De hecho, se ha comprometido a compensar las subidas de impuestos en el futuro, algo que hará desde el año próximo con la bajada de cotizaciones sociales que, a su juicio, favorecerá la creación de empleo y compensará los efectos negativos de la subida fiscal. Montoro ha obviado las críticas sobre las declaraciones que hizo en el pasado denunciado la subida del IVA aprobada por el Gobierno socialista, y ha recordado que su Gobierno también ha puesto en marcha otras medidas como el gravamen temporal del IRPF.

Cambios de sociedades

De la misma forma, ha realizado cambios en Sociedades como la eliminación de desgravaciones del pasado o los cambios que ha aprobado ahora en el sistema del pago fraccionado. Estos cambios, según Montoro, quieren hacer frente al "drama nacional" de la recaudación de este tributo. En cuanto a las peticiones de crear un impuesto a las grandes fortunas, Montoro ha considerado "chocante" que sea el PSOE el que hace esta petición cuando fue también el que eliminó el Impuesto sobre el Patrimonio que el Gobierno 'popular' ha recuperado. Además, ha ironizado sobre el concepto de grandes fortunas y ha asegurado que gravaría "sin pestañear" un base imponible de esa naturaleza si la encontrara. "Suena estupendo", ha dicho.

avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Vie Jul 20, 2012 9:48 pm

Publicado hoy en el diario El País:



Jornada nefasta para los mercados y la confianza en la recuperación de la situación económica española. La prima de riesgo de la deuda española (el diferencial entre el bono español y el alemán a 10 años en el mercado secundario) ha cerrado en 610 puntos básicos (6,10 puntos porcentuales) después de haber alcanzado un máximo diario de 612 puntos básicos. El Ibex 35 se desploma en un 5,82%, una caída que no se veía desde el 14 de mayo de 2010, cuando tras el primer rescate griego y el anuncio de medidas de ajuste del Gobierno de Zapatero, la Bolsa cayó un 6,64%. España se financia a 10 años con un interés del 7,269%, muy cerca del máximo histórico del pasado 18 de junio, cuando llegó al 7,284%. El bono a cinco años ha cerrado con un interés del 6,876% tras alcanzar un interés récord del 6,903% durante la jornada.

La crisis de deuda en España se acentúa así, a pesar de los recortes aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy (convalidados ayer por el Congreso) y el acuerdo definitivo en el Eurogrupo sobre el rescate a la banca.

En las divisas, el repunte de las dudas sobre España y, por extensión, sobre el futuro de la eurozona, ha prolongado la caída de la moneda comunitaria, que está en mínimos frente al dólar de los últimos dos años al cambiarse por 1,2175 unidades del billete verde (ha tenido un mínimo de 1,2144 dólares).
más información

El diferencial se ha disparado tras haberse conocido que la Comunidad Valenciana será la primera autonomía en pedir el rescate financiero al Estado central (algo de lo que han tenido que informar a Montoro en la propia rueda de prensa tras las preguntas de los periodistas) y después de que se haya anunciado que las previsiones de gasto crecen hasta el 9,2% en 2013. Este aumento, que contrasta con la necesidad de reducir el déficit público, es consecuencia del incremento de los intereses de la deuda y el aumento de los costes de la Seguridad Social; por el alza de las pensiones y las prestaciones, ha explicado el ministro.

Montoro ha reconocido que reducir la carga que supone los intereses de la deuda sería "fundamental" porque así "se podría atender mejor" a los funcionarios y los servicios públicos: "Estamos viviendo una estrechez enorme. El esfuerzo debe estar compartido entre todos y cargado de solidaridad", ha insistido. Según las previsiones actualizadas que maneja el Ejecutivo, la partida por intereses aumentará en 9.114 millones el próximo año, con lo que se convertirán en la primera partida del gasto por delante incluso que los costes de personal con unos 40.000 millones.

Al preguntar a la número dos del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por qué el día que se firma el memorando de rescate a la banca española la prima ha escalado por encima de los 600 puntos básicos, Santamaría ha respondido: "Coincido plenamente con el ministro de Finanzas alemán, estamos viviendo la situación que estamos viviendo y a veces es incomprensible por la gran incertidumbre que existe sobre la zona euro y todos tenemos que trabajar para conseguir que las dudas se despejen".

El resto de Bolsas europeas, que han abierto en verde, han cerrado la sesión en rojo. Milán es, junto al Ibex 35, la que cae con más fuerza (un,4,38%), con la prima de riesgo italiana en 499 puntos básicos, después de llegar a los 503 durante la jornada. París se deja un 2,14%, el Dax alemán, un 1,90%; y Londres, un 1,09%. Todo ello mientras el Eurogrupo (los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro) ha aprobado por teleconferencia este mediodía el memorando europeo con las 32 condiciones del rescate bancario a España.

Todos los valores del Ibex 35 han cotizado en negativo. La nacionalizada Bankia, que ha llegado a ganar un 9% en la apertura, ha acabado cediendo al tono pesimista general y ha perdido un 10,43%, el peor valor de la sesión, el día que se cumple un año de su salida a Bolsa. FCC cae un 9,23% mientras que Gamesa, Sacyr-Vallehermoso y ACS han sufrido pérdida superiores al 8%. BBVA, Telefónica, Santander, Bankinter y Acciona se dejan más de un 7% y quien menos pierde en este día negro para los mercados es Grifols, un 0,94%.

Los tres selectivos de referencia de la Bolsa de Nueva York afrontan la última jornada de la semana con pérdidas. El desánimo de los operadores está apoyado principalmente en los pésimos resultados presentados ayer, al cierre de los mercados, por el gigante tecnológico Microsoft, que ha registrado pérdidas por primera vez desde que cotiza.

El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, se paga a 106,46 dólares (en la víspera cerró en 107,80).

Montoro ha destacado que el mayor margen de déficit aprobado por Bruselas para este año incidirá positivamente en el PIB, ya que en lugar de caer en un 1,7% lo hará en un 1,5%. Por el lado contrario, ha reconocido que la estimación para 2013 empeora y ahora se espera una contracción del -0,5% frente al crecimiento positivo del 0,2% anterior.

A primera hora de la sesión, el Parlamento finlandés ha dado su visto bueno al rescate bancario, después del acuerdo alcanzado entre el país escandinavo y España el miércoles. España se comprometía a dar garantías económicas a Finlandia, quien se había mostrado reacio a la aprobación del rescate. En concreto, el Gobierno español comprometió 769,92 millones de euros si finalmente solicita el máximo de 100.000 millones de euros que ofreció el Eurogrupo el pasado 9 de junio.

El Bundestag alemán (Cámara baja) también aprobó este jueves el rescate a la banca española. Durante la sesión extraordinaria, el ministro de Finanzas alemán, Wolfang Schäuble, indicó que las entidades que no sean viables tendrán que liquidarse y responsabilizó al Ejecutivo de la devolución del crédito. La vicepresidenta ha destacado en la rueda de prensa tras el Consejo que "el respaldo alemán supone que España está trabajando correctamente para asegurar el proyecto del euro y a la larga, la estabilidad económica".
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Negrita linda. el Sáb Jul 21, 2012 11:27 am

Damablanca, yo no alcanzo a leer las letras tan chiquitas, pero en días pasados miré el video que está al principio, y la verdad están en una situación muy dificil que se ha venido agravando, y hoy Jacobo sunny nos ha dado la noticia de que han salido a las calles a protestar.
Madre mía, hay necesidades basicas que tienen las personas, comer, vestir, tener donde vivir, sentirse con dinero en el bolsillo. Y esa seguridad el pueblo la está viendo tambalearse.
Yo quiero mucho a España, por ser España. No quiero verla sufrir.
Pero esta situación de eroción en la confianza y seguridad de las personas, se está dando de una manera u otra en todos los paises del mundo, incluidos España y México, y en otros paises les está yendo peor. porque han pasado a la guerra civil.
Insensilibildad y defraudar, son las dos palabras que están usando los dirigentes para con sus pueblos. Que tristeza y que peligro.

Negrita linda. afro
avatar
Negrita linda.

Cantidad de envíos : 1107
Fecha de inscripción : 18/02/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Sáb Jul 21, 2012 1:49 pm

Negrita, si no ves bien la letra chica, puedas agrandarda apretando la tecla Control y al tiempo moviendo hacia delante la rueda del ratón.

Bss

Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Sáb Jul 21, 2012 1:52 pm



Publicado hoy en el diario "El País"


Economía
La ayuda bancaria no calma a los mercados
La Bolsa sufrió ayer la mayor caída en más de dos años y la prima de riesgo escaló por encima de los 610 puntos tras la petición de rescate de la Comunidad Valenciana y las nuevas previsiones del Gobierno
efe / madrid
Día 21/07/2012 - 11.20h
La ayuda bancaria no calma a los mercados

La prima de riesgo bate récords y supera los 610 puntos básicos mientras el Ibex se deja un 5,82%
El Eurogrupo aprueba definitivamente la ayuda a la banca española
El Gobierno eleva el techo de gasto en 2013 un 9,2% hasta los 126.792 millones de euros
La recapitalización del sector bancario costará a cada español 868 euros, según Ideas

La aprobación final de la ayuda al sector bancario español tuvo ayer el efecto contrario al esperado en los mercados, donde la Bolsa sufrió la mayor caída en más de dos años y la prima alcanzó cotas inusitadas, por encima de los 600 puntos.

La decisión del Eurogrupo no pudo amainar las dudas que existen sobre España, y que se intensificaron tras la petición de auxilio financiero por parte de la Comunidad Valenciana y por el reconocimiento del Gobierno de que España continuará en recesión en 2013

Estos factores hicieron que el coste de la deuda alcanzara ayer al cierre el 7,26%, un nivel que muchos analistas consideran en zona de «rescate», que la prima cerrara en 610 puntos básicos y la bolsa cayera un 5,82 %.

«El mercado es complejo y tiene en cuenta muchas variables», afirmaron ayer fuentes de Economía ante la constancia de que la aprobación de la ayuda a la banca no calmó el animo inversor. «Hay que dar tiempo a los mercados para que retomen la confianza. Yo no prestaría atención a tan corto plazo», dijeron las mismas fuentes.
España, en el punto de mira

Pero lo cierto es que el desplome de los mercados coloca a España en la mirada de todos los observadores, especialmente porque los analistas consideran que un país no puede mantener durante mucho tiempo un coste de financiación tan alto como el que padece España.

Fuentes de Economía indicaron, en cualquier caso, que la situación no es preocupante y que «el coste medio de financiación sigue estando por debajo del año pasado, y cayendo ligeramente».

Pese a las turbulencias en los mercados, la banca española podrá contar a finales de este mes con el primer tramo de ayuda después de que los ministros de Finanzas de la eurozona dieran ayer su visto bueno a la ayuda de hasta 100.000 millones de euros.

En una conferencia telefónica que duró apenas dos horas, los dieciséis socios de España en la zona del euro autorizaron, por unanimidad, y sin modificaciones, el memorando de entendimiento que fija los términos y las condiciones de la ayuda que se destinará en los próximos 18 meses a reestructurar el sector bancario español.

El Gobierno de Rajoy firmará el documento en los próximos días, de manera que se prevé que se desembolsará antes de fin de mes un primer tramo de la ayuda y que ascenderá a 30.000 millones de euros, que se mantendrá en reserva en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para casos urgentes de recapitalización y que incluye un «colchón de seguridad» a largo plazo de 10.000 millones.
Vigilancia estrecha

A cambio de la ayuda europea, España tendrá que cumplir 32 condiciones, principalmente para la banca que requiera capital y el sector en su conjunto, pero también tendrá que someterse «en paralelo» a una vigilancia estrecha y regular de los compromisos macroeconómicos en materia de déficit y desequilibrios.

España estará además intensamente vigilada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que dará «asistencia técnica» al programa para recapitalizar la banca española, «proveerá consejo independiente» y vigilará ese sector financiero, según detalló ayer desde Washington.

La concesión de la ayuda obligará a los bancos a someterse a un duro proceso de reestructuración, y los que no logren ser viables, deberán ser liquidados de manera ordenada.

Además, en esta reestructuración, el acuerdo suscrito por el Eurogrupo obliga a repartir el coste del ajuste entre los inversores en el banco, lo que implica que los accionistas y los tenedores de deuda subordinada sufrirán pérdidas. No ocurrirá los mismo con los inversores de deuda senior.

Los bancos que reciban ayudas tendrán que sacar de su balance todos los activos problemáticos, no solo los inmobiliarios, y colocarlos en una sociedad de gestión de activos, o «banco malo».

En el Ministerio de Economía se trabaja contrarreloj para tener cerrada la normativa que regulará este banco malo durante el mes de agosto. Los planes iniciales es que toda la banca que reciba ayudas deposite sus activos problemáticos en una única sociedad. La gestión de esta sociedad será «autónoma» e independiente del Estado, como establece la UE.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Dom Jul 22, 2012 1:30 pm

Publicado hoy en el diario "El País":



“La credibilidad financiera de España es cercana a cero. La credibilidad fiscal es cero. La credibilidad política es cero. Los inversores han sentenciado a España. El Gobierno ha perdido el tiempo en estos últimos meses; ha dilapidado el crédito que le concedía su mayoría absoluta; ha perdido parte de la confianza de las instituciones europeas y toda la de los mercados con una sucesión de errores, muchos de ellos por una pésima estrategia de comunicación, que ahora trata de subsanar sin éxito. ¿Demasiado tarde? No se pueden decir este tipo de cosas en público, pero sin un cambio de actitud están ustedes abocados a un rescate completo”.

Varios entrecomillados de ese estilo, sin posibilidad de atribuir por lo delicado de la situación, salen de media docena de encuentros en Bruselas con fuentes europeas —diplomáticos, funcionarios de distinto rango y de diversas instituciones— en la última semana, la del rescate de la banca, la de la intervención parcial que no calmó a los mercados, que deja a España a unas pocas jugadas del jaque mate que en muchos sentidos sería un rescate completo.

España está en una situación límite; Europa entera lo está por el tamaño de la economía española y su venenosa capacidad de arrastre. Ni el recortazo de 65.000 millones ni la decisión del Eurogrupo de respaldar el rescate bancario han evitado el batacazo en Bolsa, el enésimo máximo de la prima de riesgo, la constatación de que nadie se fía de España, inmersa en una recesión que se prolongará hasta 2014. Para pagar las deudas hay que crecer: eso es lo que más preocupa a los famosos mercados. Eso y que cada novedad es más preocupante que la anterior, con varias autonomías a punto de pedir el rescate a un Estado que a su vez ha sido rescatado. El abuso del anonimato que piden todos y cada uno de los altos funcionarios consultados, es hasta cierto punto comprensible: los socios europeos acaban de tirar un salvavidas de hasta 100.000 millones a la banca. Pero la realidad va tan deprisa que medio Bruselas se pregunta ya si hace falta algo más.

Altos funcionarios europeos advierten que la credibilidad de España está bajo mínimos

“El mercado barrunta un segundo rescate, incluso una suspensión de pagos, y ya está pensando cómo hacer dinero con eso. Los inversores se han ido para no volver; al menos durante un tiempo. ¿Vamos a una intervención completa? De seguir por ese camino, posiblemente sí. Pero España, si arrastra a Italia, es un problema mayúsculo: nadie con dos dedos de frente puede dejar de pensar en las graves consecuencias que eso traería”, indica una alta fuente europea, que se agarra a la posibilidad de una varita mágica de última hora —la del BCE— que no acaba de aparecer.

Las autoridades comunitarias piden tiempo para que se vea cómo funciona el rescate de la banca, cómo avanzan las reformas, cómo se aplica el Gobierno con la tijera. Pero el tiempo escasea. Ante el bloqueo institucional, este diario pregunta a media docena de expertos de primer nivel. Economistas con capacidad de influencia en cenáculos políticos. La conclusión es la misma: la posibilidad de un rescate total de España es cada vez mayor.

“Veo pocas posibilidades de que España se libre”, asegura Ken Rogoff, profesor de Harvard y execonomista jefe del FMI. “España va a seguir con graves problemas de crecimiento y de paro hasta que se produzca un desendeudamiento masivo. Eso puede conseguirse con dolorosas reformas estructurales, especialmente en el mercado de trabajo. También con una inflación sostenida en países como Alemania, algo que puede descartarse dado el grado de obsesión del BCE. Y con reestructuraciones y quitas importantes en la deuda, el mejor enfoque pero políticamente el más difícil. Lo más probable, es que eso se haga con más de una década de crecimiento anémico y alto desempleo, combinado en mayor o menor medida con las recetas anteriores”, dice Rogoff, que vaticina una suerte de depresión social (si no lo es ya que el paro roce el 25%).

"Es poco probable que España se libre del rescate total", vaticina Kenneth Rogoff

El Nobel Joe Stiglitz hablaba hace unos días de algo parecido. Pero explicaba que la forma de hacer menos dolorosa esa píldora es levantar el pie en las metas de déficit. “Alemania sigue endureciendo la disciplina fiscal en lugar de hacer algo por promover el crecimiento. Ya se ha visto en tres casos [Grecia, Portugal e Irlanda] que eso es contraproducente. En el caso español, que el Gobierno rescate a los bancos y los bancos rescaten al Gobierno es además algo que ni está funcionando ni puede funcionar”, reiteró a Reuters. Wolfgang Münchau, que dirige el think tank bruselense Eurointelligence, asegura que las medidas de austeridad en plena depresión “son una auténtica locura, prologarán y profundizarán la recesión, incluso elevarán el déficit por su efecto contractivo. Es asombroso que los Gobiernos sigan repitiendo errores cometidos hace décadas”. Con esos mimbres, no hay mucho margen: “España ya no es plenamente soberana, porque el Gobierno ya no puede financiarse. Sí, espero una intervención completa”, añade rotundo Martin Wolf, comentarista económico de cabecera del Financial Times.

Desde California y tras un efímero paso por España e Italia en las últimas semanas, el historiador económico Barry Eichengreen es extremadamente duro tanto con el Gobierno como con las instituciones europeas. “El nuevo paquete fiscal, al igual que sus predecesores, no va a funcionar. Y la inyección de dinero de los fondos de rescate europeos en los bancos no será suficiente. Crecen a diario las posibilidades de que España tenga que pedir una intervención de la troika en toda regla. Eso es atribuible en parte a errores propios, pero sobre todo al fracaso sin paliativos de la estrategia europea anticrisis", critica. James K. Galbraith, hijo del mítico John K. Galbraith, apunta que el liderazgo europeo “tiene como prioridad preservar el sistema bancario y el euro, como si eso fuera un fin en sí mismo, en lugar de activar el crecimiento para dar alguna posibilidad a los millones de parados españoles”. “Para cambiar esa realidad, el Gobierno de España debería ser atrevido y perspicaz. ¿Tienen ustedes un Gobierno así?”, inquiere.

De Grawe: "En agosto podríamos ver lo que hasta ahora nos parecía impensable"

Paul De Grauwe, investigador de la London School of Economics, vaticina una intervención completa en otoño, ante los vencimientos de 27.000 millones que el Tesoro —que tiene colchón para aguantar hasta entonces— debe refinanciar. “Si los mercados vuelven a tener un acceso de pánico las cosas se pueden precipitar y en agosto podríamos ver lo que hasta hace poco parecía impensable”, afirma. “Las crisis se toman mucho tiempo a veces en aparecer, pero de vez en cuando se precipitan en una sola noche: Europa está haciendo todo lo que está en su mano para adelantar el reloj. Con la imposición de duras condiciones repite los errores de Grecia y compañía. Con el dogmatismo de Berlín y su cabezonería en que esta es una crisis de chicos buenos (el Norte) y chicos malos (el Sur), ha sembrado una peligrosa semilla: Alemania, Francia, incluso Bélgica se financian más barato ahora que al inicio de la crisis. Incluso a tipos negativos. El mismo mercado que cometió errores de bulto en el pasado inflige un castigo desproporcionado a España e Italia mientras el BCE sigue de brazos cruzados”.

“Esto es una guerra”, decía hace unos días el primer ministro italiano, Mario Monti. También De Grauwe cierra su discurso con una referencia bélica: “Antes de las guerras mundiales nadie pensaba que en último término los países pudieran tomar ciertas decisiones que se revelaron gravísimas. Ahora la cascada de errores, puede llevar a otro tipo de conflicto. España es una economía enorme. Italia lo es aún más, y corre serio peligro. Aún hay posibilidades de detener una fractura del euro de consecuencias imprevisibles: quizá una depresión. Pero ni en Bruselas ni en Berlín parece haber una sensación de urgencia como la que hay en Washington. Y lo más peligroso es que Europa se está metiendo en una trampa: obliga a los países rescatados a someterse a remedios durísimos; a cambio los ciudadanos ni siquiera vislumbran una ligera mejoría. Ese prolongado sufrimiento solo puede provocar desencanto, desafección”, acaba.

Los responsables europeos saben que tienen ante sí un tablero de ajedrez con dos escenarios probables. Una de las salidas del callejón es hacer algo más por Grecia —la crisis va a volver por ese flanco más pronto que tarde— y establecer el paraguas adecuado para proteger a España e Italia: más solidaridad, lo que equivale a más Europa (unión política, unión bancaria), porque nadie, y menos aún Alemania, va a dar ayudas sin extremar el control. La otra dirección, más aventurada, es permitir la salida de Grecia y replantearse qué países deben formar parte del euro. Cualquier cosa es posible a estas alturas. Pero solo cuando la marea llegue a Francia y Alemania, a través de una recesión o una crisis bancaria, podrá verse qué ruta prefiere Europa, empeñada en usar la crisis como método de gobierno.

Comentario: Voy a buscar por ahí, a ver si encuentro alguna noticia más positiva.

Damablanca.


avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Dom Jul 22, 2012 1:44 pm

Esto es lo que dice hoy el diario "La Vanguardia", que tampoco es muy alentador:

"Tenemos liquidez para apenas tres meses", confesaba a este diario un muy preocupado alto cargo del equipo gubernamental de Mariano Rajoy. Un modesto colchón con el que pasar "los cincuenta malditos días", como se califica en Italia el plazo que se ha autoconcedido el Tribunal Constitucional alemán para decidir si la ampliación de funciones del nuevo Fondo de Rescate europeo (MEDE, en castellano) para permitirle comprar deuda de los Estados con problemas se ajusta a la Carta Magna de la República Federal y respeta las competencias legislativas del Bundestag. Mientras, a resistir en la intemperie en la que han dejado a España unos mercados que apuestan crecientemente por la suspensión de pagos del país y por la ruptura del euro. La colocación de la deuda se ha convertido en tarea difícil.

La propia banca española, en lo que representa un claro cambio de tendencia, está comenzado a vender parte de sus carteras de deuda pública nacional, en parte porque corre el peligro de que las auditoras que están valorando sus balances consideren negativa su excesiva exposición al riesgo país español.

¿Cuánto tiempo puede durar esta situación? Aparentemente, hasta el otoño si se atiende a la reserva de liquidez del Tesoro, aunque las fuentes cercanas al Gobierno consultadas reconocen que sin una acción decisiva esta misma semana, la situación quedará fuera de control. Similar diagnóstico se hace en la vecina Italia, cuya deuda paga más interés al ritmo del pasodoble que suena en España, y que en los próximos días deberá pasar de nuevo la prueba del mercado con dos importantes subastas. Pero se descarta cualquier cambio de actitud del Gobierno alemán de Angela Merkel mientras esté pendiente la sentencia del Constitucional. Y también después.

El Tesoro español ya estaba en el purgatorio antes del Eurogrupo del 9 de junio que acordó el rescate del sector financiero y bien poco duró después el efecto balsámico de la histórica rebelión de Mario Monti, el premier italiano, y Mariano Rajoy, frente a la canciller de hierro, frau Merkel, en la madrugada del 28 de junio.

Si el Tribunal tedesco diera luz verde a las nuevas competencias del MEDE, estaría abierta la puerta para que ese fondo acometiese compras selectivas, pues no dispone de fondos para pensar en adquisiciones masivas de deuda de España e Italia, los dos inquilinos permanentes de la eurouci. Eso, a cambio de una intervención abierta y previa petición formal de los gobiernos afectados. Pero una cosa es la posibilidad y otra muy distinta la seguridad de que eso suceda, como reconocen tanto en Madrid como en Bruselas.

A grandes rasgos, había tres posibles respuestas a la crisis del euro. La primera, la monetización de la deuda de los países con más problemas a través del diverso arsenal de herramientas del BCE, desde las compras de deuda hasta las inyecciones de liquidez o el juego con los tipos de interés. La institución que preside Draghi se ha negado a dar más pasos en esa dirección, fundamentalmente por la negativa de su principal accionista, Alemania, y sus socios del norte. En las primeras fases de la crisis, los mercados otorgaron las mayores probabilidades a este escenario, percepción que ha ido variando con el agravamiento de la situación.

La segunda era el rescate puro y duro, a la griega, pese a la envergadura de los países ahora afectados. Pero los fondos de rescate europeos, el vigente hasta ahora y el nuevo MEDE que está pendiente de los jueces alemanes, no tienen recursos suficientes para salvar la deuda española e italiana juntas, que suman más de dos billones de euros. Por eso mismo, el Gobierno alemán especuló esta semana, durante el debate en el Bundestag sobre el rescate de la banca española, con que las necesidades del Tesoro en caso de rescate ascenderían a unos 300.000 millones de euros, utilizando como referencia de cálculo que el país estuviera fuera del mercado durante sólo dos años. Un sueño tan quimérico como lo fue cuando se aplicó a Grecia.

Como reconocen en el Gobierno español, "las posibilidades de que se aprueben nuevos aumentos de los fondos de rescate se han reducido mucho. Hay ya muchas dificultades para que los diferentes parlamentos europeos respalden propuestas como esas", dice una fuente cercana al Ejecutivo de Rajoy. El rescate, pese a todo, sigue presente como la posibilidad principal en el radar de los inversores. Además, el rescate es ya considerado universalmente como un sinónimo de estrangulamiento permanente, por lo que su mera insinuación pone en estampida a los inversores.

La tercera opción, que ha ido tomando cuerpo y ganando posibilidades con cada nuevo embate de la crisis de la deuda, es la pura y simple ruptura del euro. Para ello, tras un rescate imposible, países como España acabarían viéndose forzados a suspender el pago de su deuda, saliendo del euro. Esta perspectiva es la que alimenta las acentuadas subidas de la prima de riesgo (sobretipo que paga la deuda española a diez años respecto a la alemana, considerada de referencia por ser la más segura) de las últimas jornadas.

Esa tercera opción provoca que una parte considerable del dinero exterior haya huido ya del euro. Otra, en manos de residentes en la eurozona, más cautivos, se desplaza desde los países con problemas, como España e Italia, hacia Alemania, que ha llegado a no pagar intereses, beneficiada por ese movimiento. Y por la expectativa de que en caso de defunción de la moneda única, la hipotética nueva moneda alemana se revalorizaría enormemente, al contrario que en países como España e Italia.

Mientras los inversores realinean sus apuestas en función de sus nuevas expectativas, el Gobierno español aparece desorientado. El mejor exponente es Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, ideólogo de las primeras medidas de política económica del Gobierno más bisoño de Rajoy: subida del IRPF, recuperación de las deducciones a la compra de la vivienda y pulso con Europa por la política presupuestaria.

Bastó el hábil y habitual manejo de la espita del BCE para volver a colocar en el disparadero la prima de riesgo del país para que Rajoy rindiera la fortaleza y pasase a aplicar todas las medidas exigidas por Berlín y Bruselas. Algo parecido a lo que le sucedió a Berlusconi en Italia, y que provocó la caída del polémico primer ministro y su sustitución por Mario Monti, un tecnócrata que no pasó por las urnas y no representaba a ningún partido político del país, una señal de intervención mucho más temprana que cualquiera de las vividas en España.

Y, desde entonces, Montoro, el ministro de la sonrisa fácil y el gracejo en casi cualquier ocasión, el hombre que ha tenido que acabar defendiendo justo lo contrario de lo que había dicho apenas un trimestre antes, ha optado por el camuflaje agresivo, como ponen de manifiesto sus ataques a las comunidades autónomas, o tremendista, con sus alarmistas palabras sobre el impago a los funcionarios por la caída de los ingresos.

Pero la esencia del desconcierto gubernamental procede de la imposibilidad de entender el castigo pertinaz de los mercados cuando justamente con más aplicación se dedica a cumplir lo que le exigen. Ha mudado de política económica, pero nadie sabe con precisión cuál es ahora el nuevo programa de acción, más allá de la austeridad exigida por los socios de la eurozona.

El Gobierno, como el conjunto de la eurozona, está siendo víctima de sus propias opciones y decisiones. La semana trágica que se acaba de cerrar lo pone claramente de manifiesto: anuncio de caída de depósitos bancarios y de los precios de la vivienda, que agravan la situación del sistema financiero. Aprobación de planes de recorte que reducen el crecimiento, como reconoció Montoro el pasado viernes al presentar su nuevo escenario económico, lo que a su vez da una vuelta de tuerca más a la banca y aumenta el peso de la deuda sobre la economía. Mientras, el ahorro se escapa hacia países considerados más seguros o con expectativas de crecimiento. España camina a la depresión, exactamente igual que lo hizo Grecia con la misma receta.

Desapercibidas pasaron las palabras de uno de los cinco miembros del Consejo de expertos económicos de Alemania, Peter Bofinger, una voz minoritaria en su país y en Europa: "La situación exige sólo una cosa: no más programas de recortes en la eurozona. No se debería aplicar más programas adicionales de ahorro hasta que la coyuntura recupere la dinámica y se registren crecimientos positivos. Se necesitaría más tiempo para reducir el déficit. Es algo que hay que aceptar", advirtió.

Como consecuencia de la estrategia adoptada por la eurozona, los países que aplican los planes de ajuste acaban pagando en intereses por su deuda más de lo que ahorran con los recortes. De hecho, esa es ya la situación con las cuentas que prepara el Gobierno español para el año próximo, que incorporan un 9% más de gasto para atender esa partida. El rescate bancario, que de momento ha quedado endosado a las cuentas públicas del Reino de España, refuerza esa tendencia.

En España, asimismo, está comenzando a emerger la "fatiga de la austeridad", es decir, el umbral de tolerancia social hacia los recortes está cerca del punto de saturación. "El Gobierno ha tomado nota de la importante participación en las manifestaciones de protesta de esta semana", señalan las fuentes consultadas. Algo que también ha sido considerado un hecho relevante internacionalmente, pues limita el alcance del margen de maniobra del Gobierno y de la sostenibilidad política del ajuste continuo a medio plazo.

Tras el anuncio del gran ajuste de hace dos semanas, algunos analistas nacionales y extranjeros establecieron comparaciones con el histórico Plan de Estabilización de 1959, que permitió superar la sequía de divisas de la economía, abrirla al capital extranjero e iniciar un largo periodo de crecimiento. Posiblemente, en cuanto a dureza y profundidad de las medidas adoptadas, semejante idea sea pertinente. Pero, como sugieren otros expertos, hay dos grandes diferencias. La primera, política: el régimen que aprobó ese plan de austeridad era una dictadura sin oposición, situación diametralmente opuesta a la actual.

La segunda, económica: los sesenta fueron años de vertiginoso crecimiento económico mundial, con enormes flujos de capital hacia las economías con perspectivas de desarrollo. No puede haber escenario más alejado que ese de la realidad de crisis de la eurozona que se vive hoy.

No hay, de momento, ninguna expectativa de que la economía española arroje buenas nuevas. La cascada de rescates de comunidades autónomas que se avecina contribuirá aún más al deterioro de los análisis de los mercados, con la intención de las agencias de calificación de imprimir el sello de bono basura sobre los títulos españoles dibujándose amenazadora en el horizonte. Verano de gota fría para la economía española, con el convencimiento entre las elites económicas y políticas de que la intervención está ya muy cerca.

Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Jue Jul 26, 2012 8:01 pm

Publicado hoy en el diario "La Vanguardia":



El BCE dice que hará lo necesario para salvar el euro y la prima cae en picado

Barcelona (Redacción / Agencias).- Las palabras mágicas en Londres del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que ha insinuado que la autoridad monetaria podría comprar deuda soberana porque entra "dentro de su mandato" actuar "si el tamaño de la prima soberana daña el funcionamiento de los canales de transmisión de la política monetaria" ha provocado la euforia en los mercados.

Las palabras de Draghi suponen un giro de 180 grados en la política mantenida hasta el momento por el mandatario del BCE. De hecho, este fin de semana, en una entrevista en Le Monde, el italiano fue claro: "El BCE no está para resolver los problemas financieros de los Estados". Algunos medios ya apuntaban a una intervención del banco europeo en las deudas de España e Italia, rumores que este jueves han vivido un nuevo impulso.

Así las cosas, la prima de riesgo, el diferencial entre el bono español y el alemán a diez años, ha caído casi 80 puntos básicos en pocas horas. Así, la sesión ha empezado a las 8h10 con el índice en 641 puntos básicos y a las 17h00, a poco del cierre, se situaba en los 561 puntos básicos.

El 'efecto Draghi', lejos de solucionar el problema de la crisis, al menos por ahora, se ha constatado poderoso y los mercados, al escuchar al banquero italiano, se han deshecho de sus posiciones rápidamente. Para tener una referencia acerca de los vaivenes de la prima de riesgo, la semana pasada, cuando la Comunitat Valenciana anunció que requería un rescate financiero del Estado español, el diferencial escaló la mitad de lo que lo ha hecho hoy, 40 puntos básicos.

La rentabilidad del bono español ha dejado atrás la fatídica barrera de los 7% y al cierre del mercado de deuda caía al 6,93%.

Por otro lado, el Ibex también ha vivido este jueves una jornada de euforia después de contínuos y repetidos batacazos. El principal selectivo español se ha anotado un 6.06% y ha alcanzado la cota de los 6.300 puntos. Incluso Telefónica, que a lo largo de la jornada ha lastrado la alegría que se vivía en la bolsa después de anunciar este miércoles que no entregará el dividendo de 2012 por temor a la crisis. La fiesta compradora no se veía en el parqué español desde hacía semanas. Con todo, el retroceso del Ibex en lo que va de año es de un acumulado del 26%.

Las principales bolsas europeas también se beneficiaron del ascenso, especialmente la bolsa italiana que se anoto un 5,62 %, en tanto que París ganó un 4,07 %, Londres un 1,36 %, y Frankfurt un 2,75 %. El euro también se sumó al carro alcista y superó los 1,23 dólares.

Todos los valores del Ibex cerraron con ascensos, que fueron fortísimos en el caso de Gamesa, con un 20 %, Mapfre con un 14 %, Bankinter con un 13,9, Mediaset con un 12 %, Sacyr con un 12 %, y el Santander y el BBVA con un 11 %.

Varios de estos valores, como Mapfre, Mediaset y el Santander, presentaron hoy resultados, y no todos fueron positivos, aunque pesó más el optimismo inversor que se instaló en los mercados. Telefónica, que durante la sesión llegó a desplomarse un 6% tras anunciar ayer al cierre la cancelación de su dividendo para 2012, ha subido finalmente un 3,35 %.



avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Lun Jul 30, 2012 9:17 pm

Publicado hoy en el diario "La Vanguardia":

Berlín. (Efecom).- El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, y el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, anunciaron hoy que cooperarán para estabilizar la economía de la zona del euro. Los dos mandatarios hicieron hincapié en un comunicado conjunto en la necesidad de aplicar las reformas acordadas en la Unión Europea (UE), tras su reunión en la isla de Sylt (norte de Alemania).

Geithner y Schäuble instaron a aunar los esfuerzos, a escala europea e internacional, para lograr la estabilización de la economía europea. Ambos políticos hicieron hincapié en la necesidad de trabajar "coordinadamente" en favor de una estabilización de las finanzas públicas y la reducción de los desequilibrios macroeconómicos, según el comunicado. El encuentro entre Schäuble y Geithner, calificado de "reunión informal de trabajo" por ambas partes, se produce en medio de los esfuerzos multilaterales por distender la crítica situación en la zona del euro. El ministro alemán y el secretario del Tesoro estadounidense ratificaron su confianza en los "considerables" esfuerzos que están llevando a cabo tanto España como Italia, con sus respectivos programas de reformas y se comprometieron a seguir trabajando, tanto EE.UU. como Alemania, para lograr la estabilización de la economía global.

Tras reunirse con Schäuble en la isla de Sylt, donde el ministro de Finanzas alemán pasa sus vacaciones, Geither viajó a Frankfurt para reunirse con el presidente del BCE, Mario Draghi. El primer ministro luxemburgués y presidente del eurogrupo, Jean Claude Juncker, responsabilizó a Alemania en parte del agravamiento de la crisis y dijo que algunos de sus políticos tratan a la zona del euro como si fuera "una filial" en unas declaraciones a un diario alemán.

El BCE, que se reúne el próximo jueves para tratar la política monetaria de la zona del euro, confirmó el encuentro de Geithner y Draghi pero rehusó facilitar información al respecto. La mayor parte de los expertos descarta que el BCE vaya a volver a recortar su tasa de interés rectora -que está actualmente en el 0,75%- pero prevén que Draghi confirme la disposición de la entidad monetaria de comprar deuda soberana o llevar a cabo otras medidas para apoyar a la zona del euro. El BCE informó hoy de que no compró la semana pasada deuda de los países de la zona del euro antes de las declaraciones del presidente de la entidad, Mario Draghi. La cantidad que publica el BCE los lunes incluye las operaciones liquidadas hasta el miércoles, por lo que las ejecutadas el jueves o el viernes no están incluidas. La próxima semana se sabrá si el BCE compró deuda soberana en el mercado secundario el jueves o el viernes de la semana pasada. Draghi dijo la semana pasada que el BCE hará todo lo necesario para preservar el euro y despertó expectativas en los mercados de que va a comprar deuda soberana de los países con dificultades de refinanciación como España e Italia.

El presidente del BCE aseguró el jueves en Londres que "dentro de nuestro mandato el BCE está preparado para hacer todo lo que sea necesario para preservar el euro y créanme, esto será suficiente". El BCE ha comprado hasta ahora en el mercado secundario deuda soberana de los países de la zona del euro con dificultades de financiación por valor de 211.500 millones de euros. La entidad monetaria europea inició este programa de compra de deuda soberana en mayo de 2010 para ayudar a Grecia y en agosto del año pasado lo amplió para comprar deuda de España e Italia. De momento, la intervención verbal de Draghi de la semana pasada ha contribuido a que caigan las primas de riesgo de España e Italia, La prima de riesgo de España cerró en 524 puntos y la rentabilidad de la deuda española a diez años caía al 6,61 %, tras haber alcanzado la semana pasada el 7,6 %.

Sin embargo, la agencia de medición de riesgo Moody's considera que el BCE puede ganar tiempo, pero no puede resolver la crisis de deuda de la región. Moody's señala que la resolución de la crisis de la zona del euro dependerá de la reducción de los déficit presupuestarios y del endeudamiento de los estados miembros, así como de la aplicación de las reformas estructurales para estimular el crecimiento.

avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Jue Ago 23, 2012 1:50 am

Editado hoy en el diario "El País", en la sección "Economía":



Vienen semanas difíciles. El 1 de septiembre entra en vigor la subida del IVA, pero ya el próximo viernes o el siguiente, todavía en agosto, el presidente Rajoy habrá tenido que presentar las reformas legales y económicas necesarias para responder a las condiciones marcadas por Bruselas a cambio del rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros. De esas condiciones quedan pendientes, entre otras, las relativas a nuevas reformas laborales y al acortamiento de plazos para la subida de la edad de jubilación.

Con la entrada del otoño habrá ya indicios fiables sobre si será alcanzable el objetivo de déficit de 6,3% del PIB comprometido para 2012. Y Rajoy tendrá que haber despejado la incógnita que abrió a fines de julio, cuando no descartó la posibilidad de petición de ayuda al fondo europeo para un rescate, sea duro o blando. Pero tanto si hay petición como si no, lo más probable es que haya más ajustes: porque los imponga Bruselas o para cumplir el objetivo de déficit, que, según las últimas estimaciones, está ahora en torno al 8% del PIB.

De las últimas declaraciones de Luis de Guindos se deduce que el ministro de Economía ya da por supuesto que habrá petición de rescate, aunque no se formalizará antes de que, en la primera semana de septiembre, el BCE informe de sus planes para rebajar la prima de riesgo. Y solo tras la petición formal se discutirán las condiciones adicionales de ajuste que pueda imponer Bruselas a cambio.

De Guindos piensa, de acuerdo en esto con la presidenta del Fondo Monetario Internacional, que ya no queda margen para nuevos recortes de gasto. Esto significa que los ajustes tendrían que venir por el lado de los ingresos, es decir, de una nueva subida de impuestos. Aunque el tabú del PP sobre esa posibilidad ya se rompió con la subida del IRPF y sobre todo la del IVA, cualquier nuevo paso en esa dirección tendrá un fuerte coste político para el PP, que hizo su campaña jurando que no lo haría y que subir los impuestos no garantizaba aumentar la recaudación.

El reproche que por ello merece Rajoy no es el de haber cambiado, sino el de no haber reconocido su error de oponerse a las medidas que su antecesor en La Moncloa tuvo que plantear en 2010. Aún está a tiempo. ¿No sería de esperar que el presidente del Gobierno aprovechara la apertura del nuevo curso político, que será el del rescate, para comparecer ante los españoles y ofrecerles las explicaciones que sigue debiéndoles, más allá de la herencia recibida y de que a él no le gusta hacer lo que está haciendo? ¿Y no sería la ocasión para plantear la necesidad de un acuerdo con los principales partidos para abordar desde el consenso esas medidas de sacrificio que van a volver a afectar especialmente a las clases medias? Y la oposición, ¿no debería comprometerse públicamente a respaldar al Gobierno en aquellas políticas que derivan directamente de las condiciones del rescate, o para oponerse conjuntamente a las que se consideren abusivas?
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Damablanca el Jue Ago 23, 2012 1:51 am

Mi comentario es que....¿qué explicaciones nos van a dar? ¡Si aquí las órdenes vienen dadas desde fuera! Da igual quién esté en el gobierno. Lo que sí queda claro es que nos espera un otoño caliente y un invierno frío.

Damablanca.

avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5188
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: España ¿al borde de la intervención?

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.