Muere Gaddafi y libia inicia una nueva etapa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Muere Gaddafi y libia inicia una nueva etapa

Mensaje  Ana Yajaira Salazar el Vie Oct 21, 2011 5:26 pm




Trípoli y Sirte | Ap, Efe e Internet

El coronel libio Muamar el Gadafi (69) murió ayer en su ciudad natal, Sirte, poco después de haber sido herido por un ataque aéreo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y liquidado por los rebeldes.

Su muerte y la toma de esa ciudad significan el fin de las hostilidades en Libia, que empezaron hace 8 meses en Bengasi, y la definitiva victoria del Consejo Nacional de Transición (CNT).

Tras conocerse los hechos, los simpatizantes de la revolución celebraron con disparos al aire, gritos de alegría y conciertos de bocinas la muerte del dictador que gobernó Libia con mano de hierro durante 42 años.

"Hemos esperado este momento durante mucho tiempo. Han matado a Muamar el Gadafi", dijo el primer ministro Mahmud Yibril en conferencia de prensa en Trípoli.

El Gobierno de transición informó más tarde que uno de los hijos de Gadafi, Muatassim, fue también muerto en Sirte y otro, su aparente heredero Seif al-Islam, fue capturado con una herida de bala en una pierna.

Hubo versiones contradictorias acerca de las últimas horas de Gadafi. El Gobierno interino dijo que fue capturado ileso y luego herido de muerte en el fuego cruzado entre ambos bandos. La segunda versión describe que ya estaba herido en el pecho cuando fue capturado y luego sufrió las otras heridas.

Un video difundido por la televisora árabe Al-Yazira mostró que Gadafi, de 69 años, fue capturado herido, pero vivo, en Sirte.

Con barbilla y calvo, Gadafi se ve de pie con el rostro y la camisa ensangrentados mientras es empujado por revolucionarios, y parece tropezar, gritar y forcejear. Un video posterior muestra a revolucionarios que giran el cuerpo de Gadafi en el pavimento, con el torso desnudo y cabeza sangrante.

Mientras aún está con vida, los combatientes lo llevan en el capó de una camioneta, quizás para exhibirlo en público.

Mientras se mantiene erguido, combatientes que cantan "Dios es grande" lo empujan en una carretera de Sirte. Gadafi parece luchar contra ellos, tambaleándose y gritando. "Lo queremos con vida. Lo queremos con vida", grita un hombre antes de que se lleven a Gadafi. Algunos combatientes lo arrastran del cabello hacia una ambulancia.

La mayoría de relatos coincide en que Gadafi estaba atrincherado con sus últimos leales bien armados en edificios que retenían en el puerto de Sirte, donde combatían encarnizadamente a revolucionarios que los cercaban. La batalla por Sirte llevaba más de un mes.

En determinado momento, una caravana intentó huir de la zona y fue atacada por aviones franceses de la OTAN.

El ministro de defensa francés Gerard Longuet dijo que la caravana de 80 vehículos llevaba a Gadafi que intentaba huir de la ciudad. Los ataques detuvieron la caravana, pero no la destruyeron, y después los revolucionarios avanzaron sobre el vehículo que llevaba a Gadafi.

Un combatiente que aseguró haber estado en la batalla le dijo a AP Television News que el último combate ocurrió en un opulento complejo. Adel Busamir dijo que la caravana intentó escapar, pero que después del ataque aéreo regresó al complejo. Varios cientos de combatientes atacaron el lugar. "Lo combatimos ahí. Los vimos golpeándolo (a Gadafi) y alguien le disparó con una pistola de nueve milímetros... Después se lo llevaron", dijo Busamir sobre Gadafi.

El portavoz militar, el coronel Ahmed Bani, dijo en Trípoli que Gadafi, herido, "intentó resistirse (a las fuerzas revolucionarias), así que ellos lo abatieron".

Fathi Bashaga, portavoz del consejo militar de Misrata, cuyas fuerzas participaron en el ataque, dijo que los combatientes rodearon la caravana e intercambiaron fuego. En un vehículo, hallaron a Gadafi, herido en el cuello, y lo llevaron a una ambulancia.

"¿Que quieren?", preguntó Gadafi a los revolucionarios, señaló Bashga, citando a testigos. Gadafi se desangró hasta la muerte por las heridas una media hora después, dijo.

Los combatientes aseguraron que murió en la ambulancia, en la ruta hacia Misrata, a casi 200 kilómetros de Sirte.

Abdel-Yalil Abdel-Aziz, un médico que acompañó el cuerpo en la ambulancia y lo examinó, dijo que Gadafi murió de dos balazos, en la cabeza y el pecho.

Trayectoria del dictador

Nacido en la ciudad de Sirte en 1942 y criado en una familia dedicada al pastoreo de camellos, logró estudiar para acceder a la Academia Militar, donde aprovechó las enseñanzas de liderazgo y alcanzó el mando absoluto mediante un golpe de Estado el 1º de septiembre de 1969 cuando derrocó al rey Idris Senussi, en el poder desde la independencia del país en 1951.


Su enfrentamiento con Estados Unidos tuvo su episodio bélico con el bombardeo en 1986 de su palacio en Trípoli y la ciudad portuaria de Bengasi por orden del entonces presidente estadounidense, Ronald Reagan, en represalia por un atentado terrorista en una discoteca berlinesa frecuentada por militares norteamericanos.


La escalada tuvo su cénit con la aprobación de sanciones en 1992 por el Consejo de Seguridad de la ONU ante su negativa de entregar a dos sospechosos del atentado contra el avión de Pan Am cuando sobrevolaba Lockerbie (Escocia) en 1988 y en el que murieron 270 personas.



El apoyo de la ALBA

En los últimos cinco años, Muamar el Gadafi gozaba en América Latina del apoyo de los países que conforman la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA).


A la organización pertenecen Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y Granadinas, Dominica y Antigua y Barbuda y Venezuela.


En reiteradas oportunidades los gobiernos de la ALBA acusaron a Estados Unidos y a la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) de querer derrocar y asesinar a Gadafi para hacerse de los recursos naturales y las reservas económicas de ese país.


A finales de febrero Venezuela lanzó una propuesta para convocar a un comité internacional de mediación que pudiera encontrar una salida pacífica al conflicto en Libia.



IMPARABLE OLA DE CAMBIO

Primer líder muerto de la primavera árabe

Por primera vez desde que a principios de año brotara la denominada primavera árabe la sangre ha regado el cadáver de un expresidente.


La imagen de un ensangrentado Gadafi en manos de los rebeldes ha dado la vuelta al mundo en cuestión de minutos. Su muerte se convertirá, sin duda, en uno de los iconos de esta revolución contra los perennes regímenes árabes.


Tras semanas de sitio en su ciudad natal, Sirte, el coronel argelino intentó huir, con menos fortuna que alguno de sus homólogos en países vecinos.


Es el caso de Zine el Abidine Ben Alí. En Túnez, germen de la ola de revueltas que en los últimos 10 meses recorre el mundo árabe, el eterno Presidente puso pies en polvorosa tras un mes de violentos enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden público. Ben Ali logró en enero salir del país y huir a Arabia Saudí con su familia. En un juicio relámpago “in absentia” fue condenado meses después a 35 años de prisión.


A Hosni Mubarak le tocó el turno en febrero. El mandatario egipcio, sin embargo, optó por tirar la toalla y ceder el poder a una junta militar tras 18 días de intensas revueltas. De poco le sirvió: en abril fue detenido y seis meses después, en agosto, comenzó el juicio aún en curso que debe esclarecer la responsabilidad del dictador y sus hijos en el uso de munición real contra civiles durante las revueltas que forzaron su salida tras 30 años en el poder.


En ocasiones, aplastando con dura represión a quienes se atreven a mostrar su oposición en las calles, como sucede en Bahréin, donde las protestas contra el monarca Hamad Bin Isa al Jalifa se han recrudecido últimamente con violentas cargas policiales contra los manifestantes.

SIRIA Y YEMEN

Más grave es la situación en Siria, donde Bashar el Asad se mantiene con mano de hierro ante los choques entre fuerzas leales al régimen y soldados disidentes. Una violenta represión que, según la ONU, suma más de 3.000 muertos en siete meses.


El reguero interminable de sangre es también la tónica en Yemen. Allí, Ali Abdalá Saleh, que lleva 33 años en el poder, también ha conseguido sobreponerse a las revueltas en las calles a base de fusil, y las muertes se cuentan ya por miles.


Una represión, en su caso, aderezada con algúno que otro guiño a Occidente, como las declaraciones en septiembre de que sigue comprometido con un traspaso pacífico del poder y la celebración de elecciones.
avatar
Ana Yajaira Salazar

Cantidad de envíos : 1098
Edad : 62
Localización : Isla Margarita, Estado Nueva Esparta. Venezuela
Fecha de inscripción : 01/09/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.