Y me pongo a escribir un libro...

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Damablanca el Mar Abr 05, 2011 9:12 pm

"Y si te toca llorar, es mejor frente al mar..." dice Serrat.

Bss

Amparo.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5189
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Damablanca el Jue Abr 07, 2011 3:23 pm

DULCE SENSACIÓN DE PODER

-¿Y tú de quién eres?

Paquita la pastelera, oteando el horizonte de la Calle Mayor era dueña y señora de la transmisión oral de la zona. Se conocía las idas y venidas, vida y milagros de toda la concurrencia, mucha, por cierto, que acudía a su pastelería casi a diario e inevitablemente durante los fines de semana.

Sin embargo se le había resistido una nueva vecina del barrio que se había mudado a un inmueble cercano, recién restaurado, remodelado y revendido por la inmobiliaria de la esquina. Todos los nuevos inquilinos habían pasado ya en varias ocasiones por la pastelería, pero no aquella señora, de mediana edad, al parecer casada pues se la veía pasar a veces del brazo del que sin duda era su esposo. Parecían gente corriente y él, en una ocasión, entró en el local, pero había demasiado público y no quiso esperar. Por otra parte, Paquita no se atrevía a interrogar a los caballeros.

-¿Y tú de quién eres? Repitió Paquita que había visto los cielos abiertos cuando la enigmática señora entró solicitando una caja de bombones.

-¿Quién, yo? Respondió Silvia un poco sorprendida.

-Sí, tu, bueno, usted. Verá, es que aquí todos nos tuteamos, ya sabe, somos vecinos, llevamos aquí toda la vida.

-Yo, pues…soy de fuera. De Madrid.

-¡Ah! De Madrid, repitió Paquita a quien eso de ser de Madrid le parecían palabras mayores.

-Bien, ¿Cuánto es? Cortó Silvia en seco. Pagó y se marchó.

¡Será impertinente la pastelera! Se dijo para sí. Pero al día siguiente regresó. Le gustaban las milhojas y había una buena tanda en el escaparate con pinta de “recién hechas”.

-¡Así que de Madrid, ¿eh? ¿Y su marido, también de Madrid?

- Sí, mi marido también es de Madrid.
- ¿Y a qué se dedica si no es indiscreción?
- ¡No, no es indiscreción! Es ingeniero industrial.
- Y usted no trabaja, por lo que veo.
- Sí, si trabajo. Trabajo en casa. Soy diseñadora, decoradora de interiores. Hace poco trabajé en el equipo que reestructuró la decoración del Palacio de Liria.
- ¡El Palacio de Liria! ¿El de la Duquesa de Alba?
- Sí, el mismo.
- ¿Y vio Vd. a la Duquesa?
- ¿Verla? Soy yo quien le hacía entrega de los diseños. Incluso un día la acompañé a Gastón y Daniela porque se empeñó en ver “in situ” las piezas de tela con que iba a tapizar los sillones del salón principal.
- Oiga y…¿cómo es?
- ¡Ah! Pues mire, muy normal, sencilla. Incluso encantadora. ¿Cuánto es?

Silvia salió deprisa ¡Será cotilla la pastelera!..Pero volvió al otro día. Los bizcochos borrachos del escaparate estaban gritando ¡cómeme!

- Buenos días. Cuatro borrachitos de ésos, Paquita, hágame el favor.
- ¡Y qué ojo tiene usted! Recién traídos del horno. Oiga…y digo yo, que siendo Vd. como es decoradora, tendrá su nueva casa preciosa.
- Bueno, hice lo que pude. Me ayudaron los compañeros, ya sabe…en casa del herrero, cuchillo de palo y luego está mamá, con sus consejos…
- ¡Ah! Viven sus padres, en Madrid, claro.
- Sí. Mi padre está ya jubilado. Era abogado del Estado, pero lo dejó para dedicarse a dirigir la empresa de mi abuelo. Mamá era hija única.
- ¡Ah! Su padre era empresario….
- Bueno, en realidad es todavía. Está retirado, pero no deja a mi hermano solo ni a sol ni a sombra.
- Empresa de…
- Cosmética, alta cosmética. La central está dividida entre Berlín y Rotterdam. Vivimos en Berlín durante bastantes años. Aún conservamos la casa, con un espléndido jardín, pero claro, el clima berlinés…¿Cuánto le debo?

¡Es increíble la pastelera ésta! Parece un sabueso.

Los hojaldres del día siguiente obligaron a Silvia a caer de nuevo en la tentación.

- Buenos días, Paquita, los hojaldritos ésos…voy a terminar engordando.
- ¡Quiá! Hay que disfrutar de la vida. ¿Media docenita?
- Vale, media.
- ¿Y lleva Vd. mucho tiempo casada?
- Pues verá, no mucho. Es mi segundo matrimonio. El primero fue con un conocido compositor italiano. Vivíamos en Roma en un antiguo palacete, pero mi suegra era tan insoportable, la “mamma” y mi esposo…en fin, acabé divorciándome.
- ¡Claro! Es lo que tiene la vida moderna, pero oiga, es una suerte que haya divorcio, porque cuando yo era joven, si te salía mal, a aguantarse. ¿Y no tiene hijos?
- Sí, uno, de mi primer matrimonio. Ahora está de viaje con su padre. ¿Cuánto le debo?
- Mire, me cae usted simpática, así que los hojaldres de hoy se los regalo, pero dígame…ese piso en el que viven…es grande ¿verdad?
- Nos compramos dos, en la misma planta, para tener mayor espacio. Estamos acostumbrados a vivir en grandes espacios y el que nos ofrecían se nos quedaba pequeño. ¡Bueno, hasta mañana ¿eh?
- ¡Hasta mañana, hasta mañana!.

Silvia no podía contener la risa. Lo peor es que se estaba haciendo adicta a los pasteles y a las historias que le contaba a la pastelera. Nunca en la vida había tenido ocasión de dejar volar su imaginación con alguien que la escuchara.

Bss

Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5189
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Rosario el Jue Abr 07, 2011 8:30 pm

Muy bueno!! Bien la descripción del que hurga en la vida del otro y genial la imaginativa golosa, que daba "pasto a las fieras".

Rosario

Cantidad de envíos : 627
Edad : 66
Localización : Montevideo, Uruguay
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Damablanca el Sáb Abr 16, 2011 6:41 pm

CENICIENTA

¡Y ni siquiera me pagan la seguridad social!

Cenicienta, con su consabida cara de amargada, con razón, se recogía el pelo en una larga ternza enroscada luego en un tosco moño para que no le molestara al tabajar.

Dale y dale día tras día. La vagancia de la madrastra y las dos hermanastras habían convertido a la pobre Cenicienta en una auténtica esclava, una fregona, cocinera, lavandera, planchadora…porque el problema de Cenicienta era que tenía un rasgo un poco esquizoide en su personalidad y no soportaba ver una mota de polvo ni una sombra en los cristales. A fin de cuentas, el castillo había pertenecido a su padre y era menester conservarlo como los chorros del oro. Tampoco había dinero para pagar criados, así que las otras se aprovechaban y no daban un palo al agua.

El enviado del príncipe, entretanto, espiaba tras la ventana. Al regresar a palacio habló con el Gran Chambelán.

- La que interesa es la fregona. Las tres son hijas de vuestro bienamado amigo el Conde, pero la mayor es la que brega en esa casa. Es la que interesa, repito. A nuestro Príncipe, tal como andan las cosas, no le hace ninguna falta una percha decorativa. Mejor la fregona. Lo que me temo es que las otras no la permitan venir al baile

- Pues amigo, dijo el Gran Chambelán, lo único que se me ocurre es que os disfracéis vos de hada madrina y la llevéis un traje y un coche de caballos a la chica. También unos guantes porque seguro que tiene las manos hechas polvo y unos zapatos cómodos y ser posible un poco grandes, porque estará acostumbrada a trabajar siempre en zapatillas.

- De acuerdo, mi señor. Le diré que debe regresar a medianoche, así el Príncipe se quedará con dos palmos de narices y eso le despertará el interés.

El Príncipe era un muchacho sencillo. Ahora su padre le había dicho que no podía seguir soltero, que necesitaban herederos y como hijo único, a él le correspondía. No era un chaval casquivano, nunca había tenido novia formal y veía el matrimonio como algo inevitable en lo que había que centrar la sucesión. Sólo quería una buena chica que no le causara problemas. Las muchachas de la corte le parecían tontas de capirote y había llegado a la conclusión de que todas las mujeres eran más o menos parecidas.

La noche del baile Cenicienta estaba más amargada que de costumbre. Eso de tener que quedarse en casa mientras las otras iban a divertirse maldita la gracia que le hacía. Lo de que ella “no estaba invitada” no lo tenía del todo seguro, porque la carta iba dirigida a la familia cuando la recogió del buzón. “Esas malditas brujas, me las van a pagar…” De pronto alguien hizo sonar los nudillos contra la ventana…

- “Cenicienta, Cenicienta, mira, soy yo, tu hada madrina”
- ¡Lo que me faltaba! Un freaky haciendo el imbécil..¡Largo de aquí, idiota, si no quieres que te parta la cabeza de un escobazo! Mira que…
- ¡Mujer no te pongas así! Dijo el ayudante del Gran Chambelán quitándose la capucha. Verás, hija, mi señor desea que seas tú la elegida por el Príncipe, él era un buen amigo de tu padre y tú, tan hacendosa, serías la esposa perfecta y de paso te quitarías a esas tres de encima…Mira, te traigo ropa y un coche de caballos.
- Cenicienta frunció el ceño, pero a fin de cuentas, mejor estaría de princesa en el palacio que de fregona en el castillo. Además, lo de perder de vista a las tres brujas no le parecía mal del todo.
- ¿Y cómo es el príncipe? A ver si salgo de matamala y me meto en matapeor.
- Es un buen chico, no te irá mal con él, pero escucha, si aceptas, tendrás que hacer lo que yo diga…no se lo pongas fácil porque de ésas hay ya un montón…

Y dicho y hecho, Cenicienta se peinó, se vistió y se calzó los zapatos que le estaban un poco grandes. Llegó, bailó con el príncipe y cuando vio que éste se embalaba un poco…salió corriendo y perdió un zapato.

Entre el Gran Chambelán y el ayudante, convencieron al Príncipe de que aquella chica era la que le convenía y él,que se había quedado ligeramente mosqueado con el “nones” de Cenicienta y harto de aquella nube de jovencitas pegajosas que andaban como fieras tras el título de princesa, aceptó.

Se casaron y cada cual se salió con la suya: el príncipe continuó con las ocupaciones propias de su cargo y Cenicienta perdió de vista a la madrastra y a las hermanastras. Ahora el antiguo castillo del Conde está hecho un asco, peo eso a Cenicienta ya ni le preocupa. Bastante tiene con andar detrás de sus dos criaturas y del servicio de limpieza, que no saben limpiar como es debido.

Bss

Damablanca
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5189
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Ety el Dom Abr 17, 2011 3:41 am

Una cenicienta en la modernidad. Los cuentos de hadas aun existen, y algunos adultos seguimos leyéndolos.

Gracias Dama por este ingenioso relato.

Ety
avatar
Ety

Cantidad de envíos : 5484
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Damablanca el Lun Abr 18, 2011 12:41 pm

Los cuentos de hadas llevan adentro una buena dosis de conocimiento ancestral y de arquetipos sociales. Son una joya. Me refiero a los tradicionales, no la los manipulados por los dibujos animados.

Bss
Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5189
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Ety el Lun Abr 18, 2011 4:51 pm

Sobre este tema recomiendo un libro, que unaque está escrito por un psicoanalista, es bastante accesible, especialmente para todos aquéllos que quieran entender el más el significado de los cuentos de hadas:

"Psicoanálisis de los Cuentos de Hadas", de Bruno Bettelheim.

Ety
avatar
Ety

Cantidad de envíos : 5484
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Ana Yajaira Salazar el Sáb Abr 23, 2011 1:53 am


Amigos:

Excelente el cuento de Damablanca y a Ety, gracias por la recomendación
que nos deja, siempre es bueno buscarle esa "otra mirada" a estos relatos.

Besos,

Ana Yajaira
avatar
Ana Yajaira Salazar

Cantidad de envíos : 1098
Edad : 62
Localización : Isla Margarita, Estado Nueva Esparta. Venezuela
Fecha de inscripción : 01/09/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Damablanca el Jue Abr 28, 2011 7:58 pm

Pues aquí dejo otro.


EL GATO NEGRO

Tenía una piel como terciopelo, tan suave y brillante que cualquier mano habría sentido la necesidad de acariciarlo, salvo que…era un gato negro. Sus brillantes pupilas proyectaban una mirada inquietante e hipnótica. Se sabía temido y a veces incluso odiado. Cualquiera que se atravesaba en su camino salía huyendo con aspavientos y cruzando los dedos. Presa del desamor y la indolencia de quien conoce su destino, se acurrucaba en los peldaños de las escalinatas del Postigo buscando entre las piedras el abrigo que nunca encontró en los humanos, tan propicios a regalar caricias a los de su especie pero él…era un gato negro.

Un día sus ojos se cruzaron con los de una preciosa gata blanca, suave como el algodón, una gata con pedigree, perezosa y dulce, que asomaba sus orejas con curiosidad desde una cómoda cesta, detrás de los cristales de un ventanal. La casa era una de esas edificaciones con solera, una casona con raíces en el siglo aquél en que la grandeza de la ciudad había alcanzado su apogeo.

Fue un amor a primera vista, pero imposible como tantos grandes amores. A la gata no se le permitía salir y el gato sabía muy bien que nunca se abrirían para él las puertas de aquel lugar. Sólo se miraban. Pasaban tardes enteras mirándose. El ventanal daba a una calle silenciosa y poco transitada y así los mininos no sufrían interrupciones por parte de los transeúntes. Se miraban y miraban hasta un punto en que los ojos de ambos se tornaron del mismo color.

Una mañana la gata parió. Cinco preciosos gatitos negros. Nadie en la casa pudo nunca explicarse cómo había podido suceder aquello, si la gata nunca había salido a la calle.

Damablanca
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5189
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Rosario el Jue Abr 28, 2011 8:38 pm

Preciososos los dos relatos. Y es que los gatos son tan sigilosos y se escabullen por todos lados.

Rosario

Cantidad de envíos : 627
Edad : 66
Localización : Montevideo, Uruguay
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Damablanca el Sáb Abr 30, 2011 8:06 pm

Así es Rosario, son silenciosos, curiosos...

Bss

Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5189
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Damablanca el Jue Jun 16, 2011 1:44 am

EL CANTO DEL GRILLO

Una noche de verano, cálida, apacible, una de esas noches en las que la luna se rodea de un halo especial y la atmósfera acaricia los sentidos.

Amanda recoge los rayos de luna en un espejo y los guarda cuidadosamente en el fondo del armario como quien reserva la cosecha para tiempos venideros.

Amanda se alimenta de rayos de luna y durante el otoño, en esas noches de negros nubarrones tiene que echar mano de las reservas recogidas durante el verano. También algunas veladas de invierno, sobre todo cuando nieva, la luna no se deja ver y es difícil percibir su luz.

No se trata de un ser especial, ni extraterrestre, ni siquiera podría decirse que Amanda es una muchacha extraña. Sus únicas peculiaridades son dos: necesita de la luz lunar para sobrevivir y comprende el lenguaje del grillo.

Sé de buena tinta que Amanda está escribiendo las memorias de un grillo salvaje que ha sido capaz de sobrevivir a varias tormentas y al ataque de un lagarto. Seguramente, eso de ser un grillo conlleva una serie de riesgos inimaginables para cualquiera de nosotros, por eso es muy posible que el libro en cuestión resulte interesante, incluso terrorífico para cualquier lector que se sienta en algún momento identificado con el pobre grillo. Será seguramente como relatar un libro de aventuras: imaginemos, la hierba alta, los insectos, entre los que el protagonista inspira cierto respeto por el ruido que emite y que es la envidia del resto de ortópteros. También tiene que vérselas con algún bicho al que le guste alimentarse de grillos. La noche posee criaturas misteriosas como el búho, con esos ojos enormes capaces de asustar a los ratoncillos o a cualquier animalillo noctámbulo… Las ranas también cantan, pero a nuestro personaje no le caen simpáticas las ranas ni cualquier anfibio que se alimente de insectos.

Pero pese a todo el grillo canta, canta sin cesar, el grillo, que no la grilla. A cualquiera podría parecerle un desacato a la igualdad de sexos eso de que la grilla no cante, sin embargo así son las cosas. El grillo macho, coqueto él, incluso con el riesgo que supone llamar la atención en esa selva intrincada de nuestros campos, canta y canta para llamar la atención de las hembras. Es un auténtico donjuán, todos los grillos son unos donjuanes que se dedican a seducir a las grillas con ese ruido tan especial que desparraman generosamente durante los meses cálidos.

Hoy Amanda está triste. El eclipse le ha privado de una buena ración de luna, pero, como le dice el grillo, hay que conformarse. No todas las noches lucen luna llena a rebosar y, a fin de cuentas, la blanca dama de la noche da mucho de sí durante estos meses.

Y de nuevo a frotarse los alerones y a emitir ese canto tan especial. Esta temporada hay mucha competencia y el rito anual de la reproducción debe continuar. Hay que ver la naturaleza, el trabajo que les endosa a algunos machos. Todo sea por la vida.

Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5189
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Ana Yajaira Salazar el Mar Jun 21, 2011 2:52 am



Damablanca: Lindo relato y muy oportuno para la fecha veraniega que se avecina por tus lares...

Suerte la de Amanda que puede descifrar semejante "música" de los grillos...

Saludos;
Ana Yajaira

avatar
Ana Yajaira Salazar

Cantidad de envíos : 1098
Edad : 62
Localización : Isla Margarita, Estado Nueva Esparta. Venezuela
Fecha de inscripción : 01/09/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Damablanca el Miér Jun 22, 2011 12:27 pm

Aquí ya hace un calor intenso.

Los grillos, encantados de la vida, Ana Yajaira.

Bss

Damablanca.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5189
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Ana Yajaira Salazar el Sáb Jul 16, 2011 5:44 am



avatar
Ana Yajaira Salazar

Cantidad de envíos : 1098
Edad : 62
Localización : Isla Margarita, Estado Nueva Esparta. Venezuela
Fecha de inscripción : 01/09/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y me pongo a escribir un libro...

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.