Santa María de Iquique, Chile, 1907

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Rosa el Mar Mayo 06, 2008 4:36 pm

Estimados amigos, hace ya muchos años, cuando la palabra libertad aun se decía en voz baja, mis hermanos viajaron a Francia acompañados de su profesora nativa de aquel país. Entre libros de política y discos prohibidos en España, trajeron un extenso repertorio de Quilapayún, y de entre todos sus discos había uno que a mi corta edad me cosataba entender, era un disco casi hablado. Hablaba de una matanza.



Recuerdo que al final incluía una bella canción que yo tarareaba en casa, en el colegio...

http://www.youtube.com/watch?v=_OcxipDA5Co

En medio del disco había otra que también me gustaba dedicada a la mujer:



Con los años supe por qué se hizo aquel trabajo discográfico, y yo aun mantenía en mi mente aquella corta letrilla que decía:

... es peligroso ser pobre, amigo,
es peligroso nacer, hijito...


Han pasado 100 años de aquello, a mí me quedó una letra en mis recuerdos, a los chilenos les quedó una historia imborrable y espero que irrepetible.
.............................................................................................
Con tu puedo...

Con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

La muerte mata y escucha
la vida viene después
la unidad que sirve es
la que nos une en la lucha


Mario Benedetti

........................................................................................................

En Iquique, la madrugada del veintiuno de Diciembre del año mil novecientos siete se muestra gris, el puerto bulle de actividad, los trabajadores han paralizado sus labores en apoyo a los obreros del caliche que han bajado de la pampa para pedir se les aumente el salario. Se les pague con dinero real y chileno y no con fichas, que solamente sirven en la Oficina salitrera que las ha emitido. En el mismo lugar en donde se desloman arañando la costra del desierto para sacar el salitre, que será utilizado como fertilizante agrícola y en la fabricación de pólvora.

“Con tu puedo y con mí quiero, vamos juntos compañero” ese año dijeron los calicheros cuando decidieron bajar a Iquique. Se acerca la Navidad, los niños de la pampa también sueñan con algún juguete y sus padres saben que no les alcanza su salario más allá de lo necesario para comer y seguir bregando.

En la oficina San Lorenzo se inició la gran huelga, unos treinta trabajadores de esa mina pidieron mejorar su calidad de vida, esperaron respuesta y esta no llegó, los treinta y algunos otros que se unieron caminaron hasta la siguiente oficina a unos ocho kilómetros de desierto, así de oficina en oficina se fueron sumando ya no solo hombres, sino también mujeres y niños. En el puerto juegan los pequeños los pequeños habitantes de la ciudad y los niños que han bajado del desierto, en nada se diferencian, quizás solamente en sus zapatos, unos más gastados que otros. Es que la caminata de días y días bajo el sol de la pampa, gastó el calzado y endureció la piel.

El despertar de la mañana de ese día, 21 de diciembre, mostró las chimeneas del buque gris de la Marina de Guerra. El coronel Silva Renard bajó en primer lugar, desembarcó montando un brioso corcel blanco, su uniforme luce impecable, todas las medallas están pegadas en la chaqueta. Parece un nuevo Napoleón que vas tras la gloria en una batalla con los obreros de su mismo país. Trae ordenes precisas de terminar con la huelga a como de lugar y regresar a los obreros a sus labores.

En la Escuela Santa María también ha despertado la mañana. Algunas mujeres y ayudantes calientan agua para servir una taza de té y un pan que será el frugal desayuno. Para los niños habrá un poco de leche y un trozo de queso que día a día el pueblo de Iquique entrega a los huelguistas en señal de la mas profunda solidaridad.

Amador, ya despierto del todo, se arregla para reunirse con Marina del Carmen e ir a conversar con el cura de la capilla más cercana a pedir que les case; ambos mayores que no requieren del permiso de nadie para hacerlo; ambos son de la oficina Victoria. Marina logra entrar a la escuela en donde hay varios miles de huelguistas, se acerca a la cocina, su madre es la encargada esa mañana, se sirve una taza de té, Amador se acerca y besa levemente los labios de su morena.

Desde el puerto se oye los bronces de una banda militar, el coronel Silva Renard, inicia su marcha para cumplir con órdenes emanadas desde el gobierno que preside el señor Pedro Montt, su mandato dice que debe terminar con la huelga, y desalojar la escuela Santa María a como de lugar, escuela que la Intendencia Provincial entregó a los mineros para que alojen. A medio día, la escuela es rodeada por contingente de los regimientos Húsares y Esmeralda, se instalan ametralladoras en las cuatro calles, estas máquinas de muerte fueron bajadas de los buques anclados en la rada; el comandante de uno de estas naves, se dice que negó a usar las armas en contra de los trabajadores, el gobierno movilizó tropas acantonadas en la frontera con Perú, llegaron los efectivos del regimiento de Arica.

El Intendente Tomás Eastman no está, se ha esfumado luego de haberle dicho a los huelguistas que traía la solución a la huelga; bajó del mismo buque que el coronel, los mineros lo recibieron con aplausos y lo llevaron en andas hasta la Intendencia.

El sol sube, la ciudad se calienta, el cerro Dragón lanza fumarolas de calor, el pueblo sale a la calle sorprendido por el aumento de tropas, las mujeres se persignan, los trabajadores detienen sus faenas. El coronel marcha solemne a cumplir con la orden, detrás marcha la tropa. Mientras en las calles aledañas a la escuela se construye una barrera de militares, ya no permiten salir ni entrar a nadie.

Pedro Montt, presidente de la República desaparece, curiosamente cae enfermo y su Ministro del Interior Rafael Sotomayor es quien está a la cabeza de todo. Diputados y senadores están temblorosos con la magnitud del movimiento, temen que su poder sea quitado por los obreros movilizados y eso no será permitido. Todas las instituciones del Estado están unidas y no aceptarán tal desacato de los mineros, debe ser ejemplar la respuesta del Estado.

La directiva improvisada de los huelguistas trabaja arduamente buscando distintas soluciones, no han descansado un día. El minero José Brigg es quien dirige a los huelguistas y lleva las conversaciones con el secretario de la Intendencia y el abogado Antonio Viera Gallo por parte de las compañías.

Aproximadamente hay en la ciudad unos treinta y cinco mil personas de la pampa; mineros mujeres y niños, los que no están en la escuela han sido albergados en el hipódromo y el dueño del circo, minero antiguo ha facilitado su carpa como refugio temporal. Muchos están alojados en casa de parientes, desde cada albergue los mineros se desplazan hacia la escuela, Iquique está paralizado, los trabajadores de casi todos los gremios están en huelga, como apoyo a los calicheros y por sus reivindicaciones.

Parte importante de la población sigue la marcha militar, a su paso muchas mujeres de edad se persignan.

Amador y Marina intentan salir pero, la masa y los militares no se lo permiten. El blanco corcel con su jinete llega a la puerta de la escuela e imparte órdenes a la tropa, esta se mueve con celeridad, las ametralladoras están emplazadas, los soldados apostados en las inmediaciones portan fusil con bayoneta calada y bala pasada. El coronel mueve su mano y con voz atoritaria llama a los jefes de los mineros, les dice que tienen que abandonar la escuela de inmediato. Habla un minero y dice que lo único que quieren es trato más justo y salario digno. El coronel reitera la orden de abandonar la escuela y otorga un par de minutos para ello. El minero le dice que no abandonarán sin mejoría de salario.

Llegan los cónsules de los países vecinos, conversan con los mineros de sus nacionalidades, les piden se retiren, estos trabajadores: peruanos, argentinos y bolivianos les dicen a sus cónsules que: Con los chilenos vinimos, con los chilenos morimos.

El calor quema, nadie puede salir ni entrar a la escuela, los que han quedado afuera quieren entrar. El coronel montado en su blanco corcel, pierde la calma, no es posible que unos rotos de mierda no acaten su orden, levanta su sable y otorga un minuto para iniciar la evacuación. Quien encabeza a los mineros se coloca en medio del balcón y nuevamente lee los puntos de la huelga. El coronel dice que si no salen disparará. Uno de los lideres de mineros le dice qué: si va disparar que lo haga, que está su pecho descubierto y que no porta arma alguna, pero, ¡no saldrán sin solución!

El coronel, sujeta su caballo, saca su pistola. Los dirigentes de la huelga se colocan todos en el balcón con los puños cerrados en alto y, con el corazón apretado. Amenaza nuevamente el coronel Silva Renard.

Ningún roto de mierda le dirá lo que hacer, calma su caballo, levanta la mano derecha y da la orden de disparar. En ese segundo, Iquique se convierte en un infierno, las ametralladoras escupen sus balas que barren con los mineros del balcón, otras armas son descargadas en contra de los que están en el interior, uno tras otro van cayendo, hombres, mujeres y niños caen bajo las balas ordenadas por el Coronel Silva Renard. En menos de cinco minutos son asesinados varios miles de trabajadores. Cuando militares y médicos y enfermeros recorrían las salas de la escuela a la búsqueda de heridos, muchos de los cuales fueron repasados con bala y bayoneta. Tirados en el suelo encontraron a una pareja de jóvenes muertos, ambos tomados de las manos, vestidos de gala. Amador y Marina no alcanzaron a casarse.

curiche
febrero 2007

Nota: Nunca se supo la cantidad exacta de mineros asesinados aquella tarde de diciembre de 1907. Elias Lafertte quien luego sería uno de los más importantes lideres obreros, y sobreviviente de la matanza, en sus memorias habla de dos mil. Hernán Rivera Letelier, obrero de la pampa y escritor en su novela Santa María de las flores negras habla de más de cinco mil.

avatar
Rosa

Cantidad de envíos : 137
Edad : 49
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Ety el Mar Mayo 06, 2008 4:43 pm

Gracias Rosa, no conocía el origen de la estrofa del poema de Benedetti, pero siempre me pareció muy profunda y fuerte.

Tu aportación es muy interesante, hoy he aprendido algo nuevo.

Ety
avatar
Ety

Cantidad de envíos : 5484
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Aktea el Mar Mayo 06, 2008 8:45 pm

Like a Star @ heaven


Gracias Rosa, por tu esfuerzo.
La canción india me ha hecho recordar la adolescencia y toda aquella juventud rebelde y comprometida con la revolución social que compartía los libros y las cintas de las luchas populares de todo el mundo. La historia de Santa María de Iquique es otra de las que jamás olvidaremos No

Abrazos que no acaben


avatar
Aktea

Cantidad de envíos : 517
Localización : Islas Canarias
Fecha de inscripción : 19/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Manuela el Mar Mayo 06, 2008 10:01 pm

Aunque nos hemos deshecho de casi todos los Lp´s, ya pasados a CD´s, Goyo y yo mantenemos algunos de recuerdo y entre ellos está éste que nos emociona y alguna vez nos ha hecho saltar lágrimas de emoción.
Nunca olvidaré la primera vez que escuché estos relatos.
avatar
Manuela

Cantidad de envíos : 598
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Damablanca el Mar Mayo 06, 2008 10:48 pm

Con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero
compañero te desvela
la misma suerte que a mí
prometiste y prometí
encender esta candela
con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero
la muerte mata y escucha
la vida viene después
la unidad que sirve es
la que nos une en la lucha
con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero
la historia tañe sonora
su lección como campana
para gozar el mañana
hay que pelear el ahora
con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero
ya no somos inocentes
ni en la mala ni en la buena
cada cual en su faena
porque en esto no hay suplentes
con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero
algunos cantan victoria
porque el pueblo paga vidas
pero esas muertes queridas
van escribiendo la historia
con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero.
avatar
Damablanca

Cantidad de envíos : 5190
Localización : España
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Rosa el Miér Mayo 07, 2008 10:43 am

La verdad Ety, es que encontré todo esto buscando la versión musicalizada de este poema de Benedetti que dejaste en el Rincón de la Poesía. Yo tampoco conocía la anécdota que lo relacionaba con la historia de Iquique, pero la letra encaja perfectamente con el ideal en que se apoyaron estos trabjadores para defender sus derechos.

La poesía es humana y necesaria, pero nunca se torna más bella y profunda que cuando se pone al servicio del pueblo y de su lucha, la prueba está en que los mejores poetas han surgido entre aquellos que han sabido mostrar la sensibilidad que han requerido las causas sociales que les han rodeado. Las obras de autores no comprometidos podría definirlas como rimas, pero todos los que somos sensibles a este recurso sabemos que poesía es otra cosa.

Besitos.
avatar
Rosa

Cantidad de envíos : 137
Edad : 49
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Mª Dolores el Miér Mayo 07, 2008 7:03 pm

Yo tampoco conocía la historia, Quilapayún es un grupo que siempre me ha interesado, al que siempre he admirado.

¡Gracias, Rosa! por contarnos la historia de una canción que he escuchado innumerables veces, hasta me la compré en cassette, para poderla oír cuando me iba a dormir, o cuando estaba estudiando en la habitación que compartía con mi hermana, porque el tocadiscos siempre ha estado en la sala, y allí era mi padre quién decía:"pon esto" por favor, él era el que escuchaba más música, pues mi madre normalmente estaba en el despacho escribiendo a máquina sus trabajos sobre Tartessos, algún artículo para la revista "Historia y Vida" o la reseña bibliográfica de algún libro que había leído.

Besos
Mª Dolores
avatar
Mª Dolores

Cantidad de envíos : 887
Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Ety el Miér Mayo 07, 2008 11:29 pm

Lolo, que lindo ambiente en el que creciste, nuevamente vemos que hay pasiones que no se hurtan, sino se heredan.

Ety
avatar
Ety

Cantidad de envíos : 5484
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Grace el Jue Mayo 08, 2008 1:40 am

Esta obra musicial y poética es arte con mayúsculas ... nunca me deja de emocionar cuando la escucho. Y me vuelve a épocas anteriores, pero muy vívidas todavía.

Gracias Rosa por traerla, siempre es bueno volver a escucharla, y no olvidar la historia de los obreros asesinados en Santa María de Iquique. Por suerte el mundo no olvida.
avatar
Grace

Cantidad de envíos : 190
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 19/02/2008

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/cris_grace25

Volver arriba Ir abajo

Re: Santa María de Iquique, Chile, 1907

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.