El Cementerio de Torrero de Zaragoza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Cementerio de Torrero de Zaragoza

Mensaje  Ety el Mar Oct 26, 2010 4:05 pm



Una ruta descubre el arte oculto del cementerio de Torrero de Zaragoza

El cementerio de Torrero de Zaragoza esconde entre sus muros una rica muestra de estilos arquitectónicos y escultóricos reunidos a lo largo de 176 años de historia y, ahora, todo el que se acerque al camposanto podrá tener una visión de su evolución siguiendo la "Ruta Arte Funerario".

Obras de arquitectos como José de Yarza Echenique, Ricardo Magdalena y Miguel Ángel Navarro Pérez y de escultores como Dionisio Lasuén, Enrique Clarasó y Daudí o los italianos Buzzi y Gussoni forman parte de un recorrido por mausoleos y panteones familiares que podrán visitarse con guía desde el próximo miércoles, 27 de octubre, hasta el 1 de noviembre, y también individualmente, siguiendo las leyendas colocadas junto a los lugares de interés.

Precisamente el día 27 se inaugurará un memorial en recuerdo a las 3.543 personas que murieron fusiladas durante la Guerra Civil y la posguerra con un acto al que asistirán el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, y una representación de los familiares, entre ellos un sobrino nieto de Manuel Pérez Lizano, alcalde entre 1932 y 1933.

Además, intervendrá el cantautor Joan Manuel Serrat, según ha informado hoy el consejero de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Carlos Pérez Anadón, en la presentación en el cementerio de la "Ruta Arte Funerario".

Este recorrido pone su mirada en 26 obras con motivos de arte mudéjar, egipcio, románico o clásico, aunque el cementerio encierra más de cien lugares de interés, catalogados y documentados por la historiadora y jefa de sección de Patrimonio Histórico de Urbanismo, Isabel Oliván, quien ha destacado que el objetivo es que los ciudadanos conozcan el "elenco formidable de obras de arte" que reúne el cementerio.

La primera parada de la ruta es la capilla que el arquitecto municipal José de Yarza Echenique levantó en 1915 tras la situación de ruina del anterior templo, un edificio ecléctico que combina un revisado estilo románico con materiales, técnicas y formas de arte mudéjar.

El estilo de Ricardo Magdalena se encuentra a la entrada del recinto, donde proyectó en 1883 un acceso al antiguo cementerio con tapias y capillas adyacentes que marcaron el inicio de una línea arquitectónica a seguir dentro del camposanto hasta la década de los años 70 del siglo XX, cuando se abrió paso una construcción más moderna y racionalista.

La Manzana de los Nichos a Perpetuidad, proyectada por Miguel Ángel Navarro Pérez en 1924, es una de las primeras obras que rompe con la línea marcada por Magdalena al incluir un porche frente a los nichos a modo de peristilo y en piedra, no en ladrillo. Su estilo es neoclásico y francés, sustentado por columnas dóricas y ornamentado con una cruz y con las letras alfa y omega como únicas referencias religiosas.

El mayor número de obras artísticas se concentra en los panteones de familias ilustres zaragozanas, como la de Villarroya, proyectado por Antonio Miranda Fondevila en 1882; Gardeta-Guinda, con una escultura del zaragozano Dionisio Lasuén y una puerta de hierro realizada por el cerrajero Pascual González, o Gregorio Ginés y Ginés, con una escultura del catalán Enrique Clarasó y Daudí.

Este artista es también autor de otros tres panteones del cementerio, entre ellos el de la familia Aladrén, conocida por la joyería que se llevaba su nombre en la calle Alfonso, y el de la familia Gómez Sancho, en el que esculpió una espectacular figura de un musculoso hombre con barba arrancando hojas del Libro de Job en alegoría al paso del tiempo.

Además, el camposanto está lleno de obras surgidas al amparo del Ayuntamiento de Zaragoza en reconocimiento a personas con gran significación para la ciudad, como el tenor Miguel Fleta, en cuyo panteón se instaló en 1998, con motivo del centenario de su muerte, una escultura del artista zaragozano Alberto Gómez Ascaso.

La ruta también pasa por el Panteón del Cabildo Metropolitano de Zaragoza, diseñado en 1877 por el arquitecto Fernando de Yarza, con una capilla reorrománica construida en sillares de piedra floresta que en la parte posterior del muro alberga un relieve en mármol blanco, una imagen de la Virgen del Pilar, del escultor Manuel Arcón.

El mausoleo de Joaquín Costa es otra de las paradas del recorrido que, ubicado en la parte final del andador del cementerio que lleva su nombre, fue financiado por suscripción popular y ejecutado en 1916 por el arquitecto José de Yarza, quien diseñó una monumental montaña artificial coronada por el busto de Costa, obra del escultor Dionisio Lasuén.

También por iniciativa popular se levantó en 1919, ideado por el escultor español José Bueno y ejecutado bajo su supervisión por los escultores italianos Buzzi y Gussoni, el conjunto artístico del Monumento a la Fosa Común.

Otros homenajes póstumos surgidos de la iniciativa popular son las sepulturas del torero Jaime Ballesteros, conocido como Herrerín, del arquitecto Francisco Albiñana y el escultor Domingo Ainaga, y de su rival en los ruedos, Florentino Ballester, proyectada por el arquitecto Marcelo Carqué y el escultor Ángel Bayod Usón y coronada por un busto en bronce del torero de Domingo Ainaga.

A estos recorridos se unirá otro, en elaboración, sobre los personajes ilustres que descansan entre los muros del cementerio.
avatar
Ety

Cantidad de envíos : 5484
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cementerio de Torrero de Zaragoza

Mensaje  Ety el Jue Oct 28, 2010 4:08 pm

El cementerio de Torrero honra ya a las 3.542 víctimas de la Guerra Civil y la posguerra


Inaugurado el monumento conmemorativo, en un acto al que asistió el cantautor Joan Manuel Serrat. Más de mil personas depositaron flores ante las placas que recuerdan a sus familiares.

"Hoy es un día luminoso para la justicia y la libertad". El cantautor Joan Manuel Serrat se sumó ayer al homenaje a los 3.542 fusilados en Zaragoza durante la Guerra Civil y la posguerra, celebrado en el cementerio de Torrero. Su presencia en el acto no era gratuita. Su madre, siendo niña, vivía en Belchite cuando iban a entrar las tropas franquistas durante la guerra. Y la enviaron a casa de sus tíos a avisarles. Cuando llegó, ya los habían fusilado. Volvió sobre sus pasos y, al llegar a casa, había ocurrido lo mismo con sus padres. Desesperada, echó a andar, siguiendo la vía del tren... Y acabó en Barcelona.

Más de mil personas asistieron ayer a la inauguración del monumento conmemorativo, obra de Fernando Bayo y Miguel Ángel Arrudi. En lo oficial, el acto, que contó con representación de todos los partidos políticos en el Ayuntamiento, se 'olvidó' de quien no debía: la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Aragón, que tuvo un papel muy discreto en la ceremonia.

Habló el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch: "Fue una espiral de odio la que acabó con sus vidas (en referencia a las víctimas), y con sus nombres se ha construido una espiral de reconciliación y perdón".


"Descansan en paz"


Intervino también el historiador Julián Casanova, que coordinó el equipo cuya investigación ha sido la base del monumento: "La información y la verdad se han acabado imponiendo a la ocultación y a la mentira. ¡Larga vida a la libertad!". E hizo lo propio Manuel Pérez Lizano, descendiente del ex alcalde de Zaragoza de idéntico nombre, fusilado junto a otros ocho concejales: "Hemos vivido durante años y años con un vacío interior que hoy hemos resarcido. Esto es un ejercicio de justicia".

Tomó la palabra también Javier Lambán, presidente de la DPZ. "Quisieron aniquilarlos físicamente y lo consiguieron. Quisieron borrar su nombre de la faz de la Tierra y, por suerte, se les ha rescatado del olvido. Ahora podemos decir que descansan en paz".

Y antes de que cerrara el acto Serrat, tomó la palabra el presidente aragonés, Marcelino Iglesias: "No podemos cambiar el pasado, pero el futuro es nuestra responsabilidad. Frente a la enfermedad del olvido, Zaragoza aporta este lugar de la memoria".

Fue un acto más político que otra cosa, en el que, al final, un grupo de personas afines a CHA, formación política que presentó la moción para que se construyera el monumento, cantó el 'Himno a la Libertad' de Labordeta, intentando imponerse a la música de la megafonía oficial.

Pero los protagonistas de la jornada fueron los familiares de las víctimas, de los 3.542 nombres comprendidos entre los de Isidoro Achón Gallita, concejal del Ayuntamiento de 60 años, cuyo cuerpo apareció en el paseo del Ebro al poco de declararse la guerra en el 36, y Nicasio Sanz Quintana, de 23, fusilado el 20 de agosto de 1946. Una veintena de voluntarios, listas en mano, atendían con solicitud y amabilidad exquisita a los familiares, indicándoles el lugar en el que podían encontrar la placa de su ser querido. Y escuchaban, también ellos, intentando contener las lágrimas, historias de revanchas, recelos, delaciones, olvidos... Se repartieron claveles rojos pero no se dejó poner flores en el monumento antes de que lo inauguraran las autoridades, lo que no fue elegante.

Pero lo importante, en un "día luminoso para la justicia y la libertad" fue el homenaje a las víctimas.
avatar
Ety

Cantidad de envíos : 5484
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 18/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.